Un gran amor nace de un conocimiento.

Era mediados del año 2014 llegué a casa, me recosté un rato pero sentía una necesidad de escuchar algo que fuera de Dios, lo que fuera. Así que entré a YouTube y apareció una canción en el inicio, empecé a escucharla y cuando me di cuenta estaba tirada en el piso llorando como una niña pequeña que había encontrado algo que había perdido y puedo decir que esa tarde fue el momento en que de verdad decidí conocer a Dios. Ahora déjenme ponerlos en contexto, yo asisto a la iglesia desde adolescente, fui a muchos campamentos, reuniones, etc. Sin embargo solo eran emociones momentáneas, no conocía a Dios y me conformaba con escuchar de Él solamente por otros. Pero creo que hay un día en nuestra existencia en que algo se marca para un antes y un después, un día en que te encuentras con Él y te pregunta ¿Quieres conocerme de verdad? La respuesta solo depende de nosotros.

Un personaje que me gusta mucho de la Biblia es Moisés. Dios lo eligió para guiar a los israelitas a la tierra prometida, para ello de leamos Éxodo 3: 2-4.

“Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza y le miro y vió que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré este gran visón, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza y dijo ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.

Hay tantas lecciones que me da la vida de este hombre, pero algo que Él hizo es que se acercó porque algo le llamó la atención, ahí se encontró con Dios e inicio su caminar con él, aprendió a escucharlo, a encontrarse con Él, a obedecerlo aunque no fuese fácil. El resto de la historia ustedes la conocen, así que sería bueno que te preguntaras: ¿Cuál es la zarza que Dios está usando para llamar tu atención?

Es un hecho que uno no puede amar a alguien sino le conoce, porque un gran amor nace de conocimiento. Como les contaba al inicio mi amor por Dios empezó a crecer y lo sigue haciendo conforme más tiempo pasó con Él. Cuanto más conozco su carácter, sus atributos, su naturaleza de creador, de Padre, mucho de esto es lo que me hace querer servirle y buscarle porque le amo.

Nada absolutamente nada, va a saciarte de verdad más que Jesús. Si sientes que estás lejos o que quizás solo te has conformado con escuchar de Él; es tiempo de acercarte y conocerle. Él te anhela.

“Y esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a Jesucristo, a quien has enviado” Juan 17:3

Y es mi oración por ti que también seas conocido en el cielo. ¡Conócelo, prueba y ve que bueno es el Señor, que alegría para los que confían en Él!

¡Te envió un fuerte abrazo!

Comparte
Imagen por defecto
Sanomara Torres

Deja un comentario