Cuando pelear es bueno

Tal vez ya hayas leído esta historia, pero para fines educativos la volveremos a contar. Antes de hacernos novios, con Sam obviamente nos gustábamos haha pero decidimos que íbamos a evitar a toda costa besarnos antes del compromiso del noviazgo. Ocasiones para hacerlo, muuuchas, ganas de hacerlo muchísimas más, pero nos mantuvimos fuertes y peleamos … Continuar leyendo Cuando pelear es bueno

LA IGLESIA QUE NECESITAMOS SER

Quiero empezar contándoles un poco de mi experiencia personal… Desde muy pequeñita (¡Y vaya que sigo pequeña! Dios me ha bendecido con muchas cosas ¡Pero con la estatura no tanto! Pero bueno, continuemos), cuando apenas tenía 7 años aproximadamente, empecé a tener cierta inquietud por Dios, y es probable que al leer esto te parezca … Continuar leyendo LA IGLESIA QUE NECESITAMOS SER

UNA VIDA DE ORACIÓN

Durante estos casi 45 días de estar en cuarentena pude observar en mis redes sociales como mucha gente ha sabido aprovechar este tiempo en casa, retomando ciertas actividades de convivencia familiar, tiempos de lectura, ciertos hábitos que dejaron de lado por la rutina diaria, incluso me atrevería a decir que la gran mayoría tomo la … Continuar leyendo UNA VIDA DE ORACIÓN

Después de la tormenta…aun no viene la calma.

Hay etapas en nuestra vida que son un poco complicadas y difíciles de sobrellevar. Hay momentos en nuestra vida en el que el tiempo se vuelve “nuestra esperanza” para que las cosas cambien y mejoren. Hay temporadas de las que quisiéramos salir, pero pareciera que “llueve sobre majado”. De alguna manera pareciera que la vida … Continuar leyendo Después de la tormenta…aun no viene la calma.

Si importa no se lo dejes a la casualidad

A finales de la década de los 70s se conocieron una pareja de jóvenes en esa etapa de inicio de exploración de la vida y el mundo, uno con intenciones netamente físicas y por el otro lado la ilusión de tener una relación formal. Su encuentro clandestino dio fruto, ella resultó embarazada pero él no … Continuar leyendo Si importa no se lo dejes a la casualidad