Patricia Morales

Mi historia

#1

Me llamo Patricia Morales, soy dominicana, tengo 23 años y soy licenciada en Psicología Educativa. No crecí en un hogar cristiano y decía profesar la fe católica pues mi abuelo y mis padres tenían esa costumbre, aparte de que estudiaba en un colegio católico dirigido por monjas. Gracias a Dios, de alguna manera pude conocer un poco de la historia de Jesús en aquel ambiente, pero no supe qué era tener una relación cercana, de confianza e íntima con el Creador del Universo, con el Padre más hermoso que existe hasta que empecé a visitar la iglesia evangélica. Iba con mis primas y, a veces, acompañaba a mi mamá quien recibió a Jesús en su corazón primero que nosotros en casa. Esto permitió que la Palabra de Dios fuese sembrada en mi corazón.

#1


Al pasar el tiempo, decidí aceptar a Jesús como mi Señor y Salvador a los 13 años. No me arrepiento de haberlo hecho en mi plena adolescencia. Aunque ya era cristiana y asistía a todos los servicios de la Iglesia, aún me faltaba tener esa constancia en mi relación con Dios. No fue hasta que cumplí 17 años que tuve un encuentro tan fuerte con la presencia de Dios donde recibí el bautismo del Espíritu Santo y, a partir de entonces, empecé a crecer y madurar bastante en cada área de mi vida. Dios empezó a moverme al ministerio con los jóvenes, tanto en la Universidad como en mi Iglesia y donde enseñábamos la Palabra, predicábamos a otros estudiantes, orábamos por distintas necesidades, participaba en danzas y coreografías, entre otras actividades. Actualmente sirvo en la directiva juvenil de mi Iglesia, específicamente liderando un equipo de jóvenes intercesores. de años antes mi oración siempre era: “Dios quiero un encuentro contigo, quiero que me cambies, quiero que me transformes, ya no quiero ser igual, quiero un cambio de 180 grados en mi vida”. Y aunque pasaron años y no pasaba nada siempre era constante mi oración hasta aquella tarde que mi vida cambio por completo. Recuerdo muy bien que estaba jugando “Mario Kart 64” y escuchaba música y hubo algo que me llamo y salí a las gradas de mi casa. Comencé a hablar con Dios y a cantarle y de un momento a otro comencé a llorar. Levante mis manos y lloraba mas. Su Espíritu Santo vino a visitarme y ese día pude conocerlo en verdad. Desde ese momento mi vida a girado alrededor de Él y vuelvo a decirte, por mas que yo quiera , por mas que yo desee, Dios no me deja, no me abandona.

Gracias a Dios, mis padres y mi hermana son cristianos y Dios me ha regalado un novio hermoso llamado Enrique quien ha sido y es mi compañero de aventuras. Él está terminando la carrera de Medicina mientras yo sigo estudiando psicología pero en el área clínica. De verdad que es una bendición y me complementa perfectamente para juntos cumplir el propósito de Dios. Su familia y la mía son muy cercanas y nos encanta pasar tiempo todos juntos sin importar las barreras de la distancia. Me apasiona mucho la Palabra de Dios: leerla, estudiarla y enseñársela a otros ya sea hablando, escribiendo o haciendo vídeos. También me gusta orientar, aconsejar, y edificar a los demás. Me encanta trabajar con niños, específicamente ayudarles en su crecimiento personal y académico. Hoy día les doy tutorías de inglés a algunos niños y les ayudo con las tareas escolares de manera virtual.

“Dios quiero un encuentro contigo, quiero que me cambies, quiero un cambio de 180 grados en mi vida”.

Es una gran bendición ser parte de SOMOS VIDA y conocer a otras personas que son parte del cuerpo de Cristo. Cada tema me ha retado a vivir lo que escribo y a siempre tener algo fresco de Dios para compartir con ustedes. Espero que esto les haya ayudado a conocerme un poco más. Dios les bendiga.

Podcast Somos Vida

Disfruta de nuestro podcast. Está disponible en todas las plataformas digitales.