Carmen Palacios Mérida

Carmen en un día.

Veo el reloj y me doy cuenta de que mi alarma no sonó, que me quedan exactamente 30 minutos para bañarme, desayunar, preparar mi refacción e ir al colegio, me levanto de sopetón y me las arreglo para estar justo a tiempo frente al colegio, saludo a todos y voy a mi clase, mis alumnos entran uno por uno y los saludo con un beso en la mejilla a todos, oramos antes de iniciar las clases y le entrego este nuevo día por completo a Dios. Después de un par de horas tocan el timbre para salir a recreo, decidimos jugar dinosaurios hoy, es mi turno de ser un dinosaurio herbívoro así que me corren los dinosaurios carnívoros, por suerte tengo un par de amigos cazadores que persiguen a los dinosaurios carnívoros; creo que es de los mejores juegos que mis alumnos pudieron enseñarme éste año, lo disfruto tanto que a veces siento que me pagan por tener 8 años de nuevo, lo que debo admitir, se siente genial.

WhatsApp Image 2018-08-18 at 20.27.41

 

Mis amorosos padres llegan a traerme a la hora de salida al colegio y almorzamos junto a mis hermanos, en la charla me recuerdan que faltan exactamente 3 meses para mi cumpleaños, pues hoy es 21 de junio de 2018, este año cumplo 22 años y eso me hace muy feliz.

Me paso la tarde haciendo tarea para la universidad y me doy cuenta que aún falta 1 hora para la primer clase, así que me siento de nuevo en mi escritorio, saco un cuaderno viejo y desgastado de las orillas y me dispongo a escribir un cuento corto, realmente lo disfruto, las palabras fluyen y le doy un final feliz, justo como me gustan los cuentos.

 

Caminando hacia la universidad encuentro una moneda de quetzal tirada y muy nueva, me emociono al recogerla porque eso significa que mi colección de monedas nuevas aumentará uno esta noche que regrese a mi hogar, saludo a mis amigos y entro a mi clase de mercadotecnia, he disfrutado mucho la carrera hasta ahora.

Al regresar de la universidad me sirvo leche deslactosada y cereal dulce para cenar, reproduzco mi a mi grupo favorito, Coldplay y disfruto mi cena. Antes de dormir esa noche le agradezco a Dios por todo lo que tengo y todo lo que soy, por mi familia y las personas en mi vida, por su inmenso amor y por sus perfectos planes para mi vida, pienso en su paz, que siempre me ha llenado y me siento plena al pensar que Dios siempre ha estado y siempre estará conmigo; y me quedo dormida.

_DSC0035-3

Si quieres leer las publicaciones que he escrito haz click aquí.