Luis Quijivix Cojulun

Hay una frase que me ha seguido los últimos 5 años de mi vida:

#1

“No pares, no dejes de correr, no dejes de avanzar hacia adelante” y seguramente serán las palabras que recordaré toda mi vida.

Tengo 24 años de edad, en realidad tengo 23 pero en un días cumplo años entonces mejor me acostumbro a decir que ya tengo esa edad. Nací un Jueves, 4 de agosto del año 1994 en una ciudad maravillosa de Guatemala. Se llama Quetzaltenango, aunque todos le decimos “Xela”.

Tengo tantas cosas que contarles que no se que escribir pero empezare de a poco diciéndoles que estudio la licenciatura en Administración de Empresas, ya casi termino, solo me falta un año mas y cada vez que me enfrento a un nuevo semestre mas amo lo que estudio. También estudié un profesorado en Teología en un instituto Bíblico local, en esos años me enamore por completo de la Palabra de Dios y supe la importancia que tiene ésta en la vida

#1


Tengo tantas cosas que contarles que no se que escribir pero empezare de a poco diciéndoles que estudio la licenciatura en Administración de Empresas, ya casi termino, solo me falta un año mas y cada vez que me enfrento a un nuevo semestre mas amo lo que estudio. También estudié un profesorado en Teología en un instituto Bíblico local, en esos años me enamore por completo de la Palabra de Dios y supe la importancia que tiene ésta en la vida.

Poniendo en balance toda mi vida puedo decirles que hay mas cosas buenas que malas. A lo largo de mi vida Dios ha sido parte fundamental. Desde que tengo memoria voy a una iglesia y estoy seguro que Dios tiene algo conmigo porque cada vez que intento alejarme y no seguir mas el camino, Él siempre me atrapa con sus lazos de amor y me vuelve a recordar aquel encuentro que tuve con Él cuando tenia unos catorce años. Un par de años antes mi oración siempre era: “Dios quiero un encuentro contigo, quiero que me cambies, quiero que me transformes, ya no quiero ser igual, quiero un cambio de 180 grados en mi vida”. Y aunque pasaron años y no pasaba nada siempre era constante mi oración hasta aquella tarde que mi vida cambio por completo. Recuerdo muy bien que estaba jugando “Mario Kart 64” y escuchaba música y hubo algo que me llamo y salí a las gradas de mi casa. Comencé a hablar con Dios y a cantarle y de un momento a otro comencé a llorar. Levante mis manos y lloraba mas. Su Espíritu Santo vino a visitarme y ese día pude conocerlo en verdad. Desde ese momento mi vida a girado alrededor de Él y vuelvo a decirte, por mas que yo quiera , por mas que yo desee, Dios no me deja, no me abandona.

En esos años mi corazón solo deseaba conocer y conocer mas a Jesús. Era tanto mi deseo y la llenura en mi corazón que deseaba compartir “un poco” de todo lo que Él me había dado. No importa cómo solo quería compartirlo, solo quería darlo a conocer y recuerdo muy bien una oración en la que le dije a Dios que me diera la oportunidad de compartirlo con muchísimas personas y hoy te estoy escribiendo a ti, porque eres la respuesta de mis oraciones y por eso estoy tan agradecido.

“No pares, no dejes de correr, no dejes de avanzar hacia adelante”.

Tengo muchos sueños, muchos anhelos en mi corazón y sé que Dios me ayuda. Quiero agradecerte por ser parte de esto y si ha habido una publicación que haya bendecido tu vida entonces puedo decir: Misión cumplida. 🙂

Si quieres leer las publicaciones que he escrito haz click aquí.
Y Recuerda que en la vida siempre es bueno dar una palabra de vida.

Podcast Somos Vida

Disfruta de nuestro podcast. Está disponible en todas las plataformas digitales.