“De la superficie a lo profundo”

No sé a cuantos de ustedes les gusta nadar, particularmente a mí ¡sí! y mucho, pero yo no aprendí en un curso de natación ni nada por el estilo, aprendí solo lanzándome o porque me empujaban al agua. Muchas veces mis hermanos y primos se aventaban unos clavados los cuales yo solo observaba, ellos aguantaban la respiración y recorrían grandes distancias en donde sea que nadarán. Aún cuando aprendí a nadar me daba miedo, pero a la misma vez mucha curiosidad sumergirme a ver todo lo que había debajo.

Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón “Jeremías 29:13

Hace unos meses estuve de vacaciones en una Isla paradisíaca, dejé a un lado el  miedo y me atreví a bucear un poco, es una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida y me dije una y otra vez -¿Por qué no lo había hecho antes?- Me quedé tan maravillada de todo lo que vi en las profundidades. Esto me dejó una gran enseñanza: –Yo debía dejar de solo andar en la superficie, para ir mucho más profundo en mi relación con Dios-.

Así que eso he hecho ir mucho más allá de sólo seguir una rutina. Yo quería algo más y saben lo he encontrado, mis palabras no podrían explicarles los tiempos que he pasado en la presencia del Señor.

El apóstol Pablo escribió:

“A eso se refieren las Escrituras cuando dicen: Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente ha imaginado lo que Dios tiene preparado para quienes lo aman.

Pero fue a nosotros a quienes Dios reveló esas cosas por medio de su Espíritu. Pues su Espíritu investiga todo a fondo y nos muestra los secretos profundos de Dios. Nadie puede conocer los pensamientos de una persona excepto el propio espíritu de esa persona y nadie puede conocer los pensamientos de Dios excepto el propio Espíritu de Dios. Y nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios (no el espíritu del mundo), de manera que podemos conocer las cosas maravillosas que Dios nos ha regalado”

2 Corintios 2:9-12.

Está promesa es para nosotros los que amamos a Dios. Nuestro Padre desea enseñarnos más, cosas que ni siquiera imaginamos y no tiene que ver con cosas materiales, sino con cosas espirituales.

La mayoría del tiempo sólo estamos viendo a esos grandes y famosos ministros del Señor, viendo como Dios les habla y los usa, he escuchado a muchas personas decir “Yo quiero ser como Él” o “Wow él es otro nivel” yo pienso en todo lo que esas personas han hecho y hacen en su búsqueda del Señor para estar donde están. Nosotros debemos preguntarnos ¿Qué estamos haciendo para conocer mucho más a Dios? Para salir de la orilla y sumergirnos en el corazón de Dios.

Más que sólo asistir a la iglesia, más que seguir una rutina cristiana y hacer los que todos hacen. Más que sólo anhelar lo que otros tienen porque tú también puedes tenerlo, solo es cosa que decidas y tomes acción en verdaderamente buscar el rostro del Padre.

Nuestro mejor amigo el Espíritu Santo está ahí anhelándote cada día más y más “O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? Santiago 4:5.

Así que mientras terminas de leer estás líneas te animo en el nombre de Jesús que salgas de la superfie y empieces a ver todo lo que Dios por medio de su Espíritu quiere mostrarte, sal del montón y ve al lugar privado, no tengas miedo estoy segura que no te arrepentirás al descubrir todo lo que hay en lo profundo.

¡Dios te bendice!

Comparte
Imagen por defecto
Sanomara Torres

Deja un comentario