Continúa la carrera.

Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse;

Mas los impíos caerán en el mal. Proverbios 24:16

Cuánto duele caer. A veces las cosas no salen como lo habíamos planeado y el dolor que resulta de esa situación puede sumergirnos en emociones que trastornan la mente y el corazón. La desilusión, el rechazo, una ruptura, o un sueño roto son experiencias que  atacan nuestra identidad y que se traducen en menosprecio y falta de visión. Sin embargo, también pueden  ser circunstancias que nos permitan sacudirnos el polvo y continuar la carrera.Rubén era un corredor sin igual. Su meta era romper el récord de los 300 metros. La mirada de mucha gente estaba fija en cómo iba a lograrlo pues hace un año había sufrido un terrible accidente que lo había descalificado de la competencia pero hoy regresaba con un sólo objetivo: ganar la carrera.  El toque de salida retumbo en su oído. Era tiempo de salir y poner a prueba sus piernas. Despegó los pies y comenzó a correr como nunca antes; sin embargo, cerca de los 200 metros algo sucedió, sus piernas se paralizaron y se desplomó sobre la pista. Lleno de dolor y de anhelos rotos vio como cada uno de los competidores corrían frente a él. Su sueño se hizo trizas. Pero se propuso en el corazón volver a intentarlo, no fue nada sencillo, pues tenía que hacer frente no al crítica o a la comparación, sino a lo que él creía sobre sí mismo. Tuvo que renunciar a las glorias pasadas y al buen tiempo que vivió con los triunfos obtenidos para poder hacer frente a lo que estaba por delante. La batalla con uno mismo es una de las más desafiantes, y Rubén lo sabía bien. Tomo tiempo, esfuerzo, paciencia, y muchas lágrimas recuperar la seguridad en las piernas y en el corazón. Está de más decirte todo lo que vivió para que al tercer intento pudiera llevarse la presea. Ésta narración nos muestra una gran enseñanza: En la vida puedes caer pero la promesa es que te levantarás. img_6955La carrera que Dios nos ha provisto tiene un fin: moldear nuestro carácter al de Jesús. En esta carrera habrá pruebas, obstáculos, tiempos en los que seremos desafiados; inclusive gente que observará nuestro andar y emitirá criticas o comparaciones. Estas situaciones pueden llevarnos a caer. El pecado nos hará pensar que no podemos avanzar, que es en vano seguir luchando; pero si creemos esas mentiras nos desplomaremos en esa pista cargando culpabilidad y destrozos en el corazón. Veremos como otros avanzan y logran, poco a poco, llegar a la meta. Sin embargo cuando una Palabra como la de hoy queda guardada en nuestro corazón y penetra hasta lo más profundo de nuestro ser podemos levantarnos, sacudirnos y repetir «siete veces cae el justo y vuelve a levantarse» Hoy puedes estar pasando por pruebas en la carrera que estás corriendo y sentir que ya es en vano seguir luchando, a ti que estás en esa situación quiero recordarte que Dios está a tu lado y te proveerá de todo lo que necesites para llegar al final. Así que si caíste, levántate, continúa la carrera,  y fija la mirada en Jesús, tu galardón. Reconoce que tú solo no podrás continuar;  pide a Dios que  renueve tus fuerzas y te de ánimo para seguir corriendo. Caer es válido, es más, por experiencia te puedo decir que en la caída el Señor me llevó a reconocer cuánto necesito de Él, lo que no está permitido es quedarse en el suelo. Dios te bendiga.By Ely Hdez

Comparte
Imagen por defecto
Luis Fernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.