Cuando quieras rendirte… vuelve a leer esto:

Hoy quiero contarte una historia personal. De cómo después de varios años, logré graduarme de la Universidad: Hace 15 años, en 2005 me hice el examen específico para ingresar a la Facultad de Arquitectura de la USAC, quería estudiar en esa universidad, en Guatemala es pública y una de las mejores para desarrollarte como profesional. … Continuar leyendo Cuando quieras rendirte… vuelve a leer esto:

No tengo ganas de perdonar

Para quienes no nos conocen, somos Sam y Jireh, estamos casados desde hace un año y diez meses. Hemos tenido muy buenos momentos; nos hemos alegrado, celebrado logros y reído hasta llorar, pero también hemos tenido malos momentos; hemos estado en desacuerdo, discutido, nos hemos dejado de hablar y peleado hasta las lágrimas. Algunas veces … Continuar leyendo No tengo ganas de perdonar

Amigos y Milagros

Seguramente alguna vez has escuchado la historia de cuando Jesús sanó a un paralítico, un hombre con grandes limitaciones físicas, que fue llevado (cargado) por sus 4 amigos llenos de fe en busca de un milagro. Después de pasar varias adversidades en su contra para llevar a su amigo frente a Jesús, lograron que recibiera … Continuar leyendo Amigos y Milagros

Yo, después de Cristo

BITÁCORA DE SAM A lo largo de la vida nos suceden muchas cosas, por ejemplo, recuerdo que de pequeño me peleé con un niño más grande, era un niño abusivo, estaba molestando a mi hermanito, no lo dejé y me botó mi primer diente. En otra ocasión iba en la bicicleta con mi hermanito, yo … Continuar leyendo Yo, después de Cristo

Cuando pelear es bueno

Tal vez ya hayas leído esta historia, pero para fines educativos la volveremos a contar. Antes de hacernos novios, con Sam obviamente nos gustábamos haha pero decidimos que íbamos a evitar a toda costa besarnos antes del compromiso del noviazgo. Ocasiones para hacerlo, muuuchas, ganas de hacerlo muchísimas más, pero nos mantuvimos fuertes y peleamos … Continuar leyendo Cuando pelear es bueno

Soy bien tonto para administrar mi corazón…

Recuerdo que tuve mi primera novia a los 10 años, en cuarto de primaria. Fue una compañerita del colegio. Teníamos un grupito de amigos con los que la pasábamos muy bien, en clases y en el recreo, éramos inseparables, con decirles que después de clases íbamos a almorzar y luego hacíamos tareas juntos en la … Continuar leyendo Soy bien tonto para administrar mi corazón…

Tiempo de calidad

Llevamos 1 año y 5 meses de casados. Tenemos dos perritas, una de nuestras perritas: Kala, tiene 1 año y 3 meses con nosotros. La otra, Luna, tiene 4 meses y medio con nosotros. Déjennos contarles que son las perritas más consentidas del mundo. Tienen el mejor concentrado, la mejor cama, un gran patio donde … Continuar leyendo Tiempo de calidad

Relación Tóxica

Últimamente esto de las relaciones tóxicas es todo un chiste, hay memes e incluso videos muy graciosos hablando del tema. Muchos reclaman tener una relación tóxica y hasta hay cierto orgullo en contarlo. https://media.giphy.com/media/11wsZr0jbXc15m/giphy.gif Hoy seremos directos sobre este tema, probablemente te confronte y te duela leer esto, pero queremos que sigas leyendo, siempre hay … Continuar leyendo Relación Tóxica

De “Ni un chucho me ladra” a “Y fueron felices para siempre” Pare II

PARTE 2 Seguimos con esta serie sobre el amor, anteriormente hablamos de que a veces “ni un chucho nos ladra”, es decir que nadie nos hace caso, nadie nos voltea a ver, no recibimos esos mensajes lindos, simple y sencillamente no se nos da eso de que alguien nos quiera. Peeeeeeero, ¿Qué pasa si de … Continuar leyendo De “Ni un chucho me ladra” a “Y fueron felices para siempre” Pare II

De “Ni un chucho me ladra” a “Y fueron felices para siempre” Parte I

PARTE 1 “Ni un chucho me ladra” (le decimos chucho en Guatemala a los perros, por cierto) “Nadie me tira la onda, y si se la tiro me la manda de regreso”, “Nadie me va a hacer caso, ya me quedé con el ministerio de Pablo, vestir santos y forrar biblias no suena tan mal”. … Continuar leyendo De “Ni un chucho me ladra” a “Y fueron felices para siempre” Parte I