Ubícate

Considero que una de las más grandes enseñanzas de La Biblia está en las palabras que utilizamos y su poder, incluso Proverbios 18:21 dice: La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias.

Me hace pensar en las veces en que criticamos a los demás, las veces en que nuestro círculo critica a otras personas duramente y no hacemos ni decimos nada.

Pero, ¿de dónde viene el hecho de criticar tanto? ¿cuál es el origen de los corazones que encuentran necesario incluir una opinión mala en toda conversación? Creo que es sencillo: el compararse. Al no tener nada bueno que decir de mí, o al no querer que se fijen en lo bueno o malo que hago, prefiero que se fijen en lo malo que hacen todas las demás personas, en lo feo que se visten, en cómo no van a triunfar, etc.

Pablo, en 2 Corintios 10:12 dice: ¡Ah, no se preocupen! No nos atreveríamos a decir que somos tan maravillosos como esos hombres, que les dicen qué importantes son ellos, pero solo se comparan el uno con el otro, empleándose a sí mismos como estándar de medición. ¡Qué ignorantes!

Jamás debemos de compararnos, porque entonces nos ponemos a nosotros mismos como estándar de medición, y, ¿quiénes somos para medirnos nosotros y a los demás? ¿quiénes somos para realmente conocer las intenciones de los demás?

En los ámbitos en donde más debemos de ubicarnos es en lo que decimos, que a la larga determina lo que somos:

  1. ¿Qué estoy diciendo de los demás?
  2. ¿Qué me estoy diciendo a mí misma?
  3. ¿Quién creo que soy?

Los seres humanos fuimos creados para depender de Dios, Dios nos creó y sabe perfectamente cómo, conoce perfectamente nuestro propósito porque Él lo diseñó, pero no lo podremos conocer nunca si seguimos comparándonos con otras personas, si creemos que nosotros mismos somos un estándar de medición, si seguimos usando palabras de muerte y no de vida cada vez que hablamos.

Hoy, le pido con todo mi corazón a Dios que te hable, y que te haga sensible a Su voz, que puedas escucharte a ti y puedas tomar mejores decisiones al hablar, que puedas tratarte con más amor y que puedas escuchar claramente el llamado y e propósito que Dios tiene para tu vida, recuerda que eres un ejemplo.

No permitas que nadie te subestime por ser joven. Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza.

1 Timoteo 4:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s