Superpoderes ⚡

Cada papá y cada mamá es distinta, no podemos negar el hecho de que nuestros padres son diferentes, no podremos nunca llegar a una misma conclusión porque todos nos han educado diferente. Sin embargo, Dios nos insta a ser nosotros iguales con ellos, a honrarlos.

Honrar a nuestros papás puede verse de muchísimas formas, pero creo que una de las más importantes es aprender cuándo hablar y qué decir. Hace unos días peleé un poco con uno de ellos y me dijo algo que me dolió, lo peor de todo es que le respondí igual; y me di cuenta que aunque me haya dolido, no tenía por qué hacer lo mismo, porque sea como sea, son mis papás y Dios nos insta a honrarlos a como de lugar. Después de pensarlo bien me acerqué y le pedí perdón, también le dije que me había dolido lo que me dijo y todo volvió mas o menos a la normalidad. Dios siempre presenta oportunidades para honrarlos, pero depende de nosotros hacerlo, más allá de obtener algo de ellos a cambio o que no hayan broncas, debemos hacerlo en obediencia a Dios, porque Dios conoce lo que es mejor para nosotros y para ellos; y siendo honestos, esa actividad constante de darse cuenta, de pedir perdón y perdonar sana lo más profundo de nuestro ser y hace que no hayan broncas 😉

Desde pequeña, siempre vi a mis papás como una especie de súper héroes, cuando yo estaba con ellos estaba segura y nada malo podía pasar, pero conforme fui creciendo me di cuenta de que también tenían problemas, que a veces tampoco sabían qué hacer y que, aún con superpoderes, también eran muy humanos. También podemos honrarlos escuchándolos y aunque no siempre tengamos respuestas, estar para ellos y apoyarlos en lo que necesiten. La base perfecta de una familia debe ser Dios, porque su amor lo cubre todo, es mucho más fácil convivir mucho tiempo con personas si las amas profundamente y ellos están seguros de tu amor, y vivir todos con superpoderes listos para ayudar.
¿Cuándo fue la última vez que hablaste claro con tus papás?
¿Cuándo fue la última vez que los perdonaste y les pediste perdón?
Nunca es tarde para llevar una vida que honre a nuestros papás, así los puedas tener cerca o no, y de esa forma obedecer y honrar a nuestro Papá, a Dios.

Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia. Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.
Efesios 4:31 – 32 NVI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s