Ver al Padre a través del Hijo.

El pensamiento más cotidiano que se tiene de Dios es el de un Ser del más allá, al cual es imposible ver y conocer, alguien que controla todo el cosmos desde sus oficinas en el cielo, cuando en realidad la Biblia nos muestra algo distinto de Dios, Dios puede ser conocido y se da a conocer al ser humano, leamos un texto bíblico que es muy profundo, y nos da una luz gigante en cuanto al conocimiento de Dios.

Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

Juan 14:9 RV1960

Esta declaración de Jesús nos enseña que podemos conocer a Dios por medio de Jesucristo, pues Jesucristo es la máxima revelación de Dios al mundo. “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” son palabras que consuelan nuestros agitados intentos de conocer a Dios, pues al parecer este “Dios inalcanzable” se revela al mundo en Jesucristo. Ahora podemos presentar una nueva pregunta y es “¿Y si yo no viví en los tiempos de Jesús cómo puedo verlo? Y la respuesta pronta es a través de los Evangelios, estos relatos de fe, que nos presentan la buena noticia de que Jesucristo, el Hijo de Dios, ha venido al mundo para que veamos su gloria.

Jesucristo hecho hombre (humano), nos muestra que podemos conocer a Dios en la cotidianidad de la vida, caminando, en una cena con amigos (Discípulos), en el desierto siendo tentado, en medio de algún dolor o enfermedad, o incluso en la desesperanza de no saber si lo que está muerto va a resucitar. Podemos conocer a Dios en esta vida, y no precisamente esperar a llegar al más allá para poder hacerlo.

Conocer a Dios es la vida eterna, Jn 17:3

Creo que en el Blog anterior de esta semana se habló de este versículo y permíteme darte un enfoque ligeramente diferente para seguir aportando, Si bien el conocimiento de Dios es algo constante y llevado a cabo muchas veces mediante la experiencia (oración, sacramentos, comunidad, etc.) Dios se revela especialmente en su Palabra. Probablemente no sea la primera vez que hayas leído esto, pero eso no le quita valor a estas declaraciones. La vida eterna, no comienza en el más allá después de la muerte, la vida que Jesús nos ofrece empieza aquí y ahora, una vida completa, plena; empieza con conocer a Dios, a pesar de nuestras limitación humana de no poder describir explícitamente a Dios, ni poder responder a las preguntas ¿Quién es? ¿Cómo es? ¿Cuánto mide? Etc. Dios se da a conocer a través de su Palabra, a través de Jesús.

Pero no es un conocimiento solamente intelectual o filosófico. Muchos piensan que el solo hecho de conocer la Biblia los hace conocedores de Dios. El hecho de conocer de memoria versículos bíblicos y recitarlos por sí solos no nos hacen conocedores de Dios.

Conocer a Dios tiene consecuencias a nuestro diario vivir, de manera directa, cuanto más conocemos a Dios, más le amamos y más queremos servirle y vivir para él.

Ánimo. @jameasssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s