El Clamor Que Produce Fe

Samuel tomó entonces un cordero pequeño y lo ofreció en holocausto al Señor . Luego clamó al Señor en favor de Israel, y el Señor le respondió.1 Samuel 7:9 NVI

El clamor: Conjunto de voces y gritos proferidos con vehemencia por una multitud, en especial para quejarse de algo, pedir algo o aclamar a alguien.

Hablemos un poco sobre el clamor, como bien lo dice la definición, el clamor es pedir algo por medio de la voz o de un grito, cuando te encuentras en una situación difícil y ves que nada sucede y que no tienes respuesta alguna, dentro de ti hay una voz que empieza a clamar, una voz que quiere expresar todo y pedir aquello lo cual necesitas, desde tu interior y el clamor comienza; sale en forma de un grito, vemos el ejemplo de Jesús en el monte Getsemaní.

Jesús sabiendo que la hora se acercaba en la cual el debia sufrir, subió a lo más alto del monte a clamar a gran voz, la palabra relata cómo el clamor de Jesús fue tanto que comenzó a sudar sangre, imagínate con que intensidad Jesús se encontraba clamando en ese momento, pero Jesús aún así siguió adelante creyendo hasta el final. Es eso lo que quiero hablarte, de como tu clamor, llega a que tú fe se active y que algo suceda en tu vida. Déjame hablarte sobre varias maneras de poder clamar y hacer que la fe crezca, lo hago basado en mi propia experiencia.

1 – Clamando desde el desierto—Yo soy la voz del que grita en el desierto: “Enderecen el camino del Señor” —respondió Juan, con las palabras del profeta Isaías.Juan 1:23 NVI

Tenemos un ejemplo que nos menciona la Biblia y es el ejemplo de Juan el Bautista en el desierto, vemos como Juan en el desierto clamó a gran voz la venida de Cristo Jesús como escrito está en la palabra que en el desierto había una voz que clama y era Juan quién preparaba el camino para aquel que vendría y era Jesús, eso quiere decir que cuando clamamos en el desierto provocamos un encuentro con Jesús porque vemos como Juan clamando pudo encontrarse tiempo después con Jesús cara cara, nosotros también podemos hacerlo desde la perspectiva del clamor, cuando clamamos desde nuestro desierto provocamos un encuentro sobrenatural con Cristo Jesús.

2- Un corazón que clama.

Cuando te encuentras en una situación difícil, tu corazón es movido de distintas maneras, puede ser la preocupación, la tristeza, entre otras cosas, pero cuando tienes el pleno conocimiento de Dios, lo que tu corazón hace es clamar, desde el fondo tú corazón tu clamas para poder ver un milagro, clamas para poder ver un rompimiento y es ahí cuando tú fe es activada, clamas, sabiendo que el milagro ya está hecho, clamas sabiendo que Jesús ya te dio la victoria.

3 – La adoración que clama

Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta.Salmo 63:1

Hay varios ejemplos en la Biblia acerca de la adoración que clama o de como la adoración a la vez hace guerra y nuestro ejemplo es David, un adorador en espíritu y verdad, sabemos y entendemos que David mucha veces se encontraba en situaciónes difíciles en las cuales lo que él hacía era simplemente adorar a Dios, pero ¿Porque lo hacía?. La respuesta es muy sencilla, David lo hacía porque él sabía que cuando clamaba por medio de su adoración, él tenía la seguridad ya la confianza de que él señor peleaba sus batallas, podría estar en la peor situación, pero cuando clamaba en adoración, inmediatamente sabia que El señor tomaba el control. Así que si tú estás en una situación difícil y no sabes cómo clamar, hazlo mediante tú adoración y verás como la paz del señor te llena y te da la seguridad de que él está en control.

Salmos 61:2 Desde los confines de la tierra te invoco, cuando mi corazón desmaya. Condúceme a la roca que es más alta que yo.

– 4 – El clamor que produce fe

Nuevamente hablaremos de Jesús en el monte Getsemaní, y de cómo su clamor se convirtió en fe.

Yendo un poco más allá, se postró sobre su rostro y oró: «Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú».Mateo 26:39 NVI

Te preguntarás ¿Porque este versículo?. Vemos a Jesús clamando con todo su ser antes de ser entregado y sufrir mucho, Jesús en ese momento se encontraba preocupado, se encontraba con temor, pero en ese momento de clamor, Él se acordó de cada uno de nosotros, se acordó de tu vida y de la mía, sabía que debía pasar ese tormento para hoy encontrarse con cada uno de nosotros, su fe se activo. Él en ese momento sabía que debía confiar en el plan perfecto del Padre, por eso vemos al final del verso a Jesús diciendo, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya, eso quiere decir que Jesús confío y que su fe seguía de pie.

Si estás pasando algo dificultad en tu vida y no sabes cómo orar o simplemente solo te dan ganas de poder gritar; ¡Clama! clama al señor con todas tus fuerzas y experimenta por tu cuenta como tu clamor activa tu fe y te hace confiar aún más en el señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s