Dando y dando

Te ha pasado que cuando te hacen algo que no te agrada, cuando te hacen sentir mal y lo saben pero aún así lo hacen, sientes como si quisieras pagarles con la misma moneda, como si de alguna forma quisieras devolver lo que te hicieron. Yo sí,  muchas veces he querido tomar “justicia” por mis manos y vengarme de alguna forma para que quede todo “parejo” pero te soy honesta, se siente horrible, tal vez en el momento llena nuestras expectativas pero luego, una sensación de auto decepción llega y es mucho peor que cualquier cosa que te hicieron sentir.

En el mes en donde se celebra la amistad, el amor, las relaciones; deberíamos de ser conscientes de la mejor relación que podemos tener, y es con Dios. Claro, no es algo que debamos de pensar solo en febrero, pero es importante darnos cuenta que cuando todas las demás relaciones pueden fallar, tu relación con Dios debe ser la mejor cuidada, la primera, sobre todo.

Debo confesarte algo, la idea de recibir lo que según yo daba, me parecía genial, porque todo lo que yo hacía “estaba bien”, porque todo de esa forma era más justo, pero la realidad era que yo no era ni soy mejor que nadie, que si se aplicara la verdadera justicia conmigo saldría perdiendo terriblemente. Pero sobre todo, me di cuenta que entre más trataba de ser mejor por mi cuenta, cuando comparaba mis actitudes buenas con las malas de otras personas, más me alejaba de Dios. Pero Dios, con compasión y su infinita paciencia con sus hijos, me enseñó que necesito más de Él y menos de mí, que es importante que nos esforcemos por mejorar, pero si Dios no está en esa mejora, si tratamos de hacerlo todo por nuestra cuenta, será en vano.

La próxima vez que quieras vengarte, la próxima vez que algo duela y se sienta injusto, respira profundamente, sólo respira, y recuerda la Gracia infinita de Dios, porque si Dios ama a todos, si Dios perdona a todos, si Sus misericordias son nuevas cada mañana, ¿Quiénes somos nosotros para no amar, para no perdonar, para no mostrar misericordia?

Necesitas más de Dios,  y menos de todo lo malo que estás sintiendo, necesitas más de Dios, y todo eventualmente tomará su lugar en tu corazón y en tu vida.

Si pudiera hablar todos los idiomas del mundo y de los ángeles pero no amara a los demás, yo solo sería un metal ruidoso o un címbalo que resuena. Si tuviera el don de profecía y entendiera todos los planes secretos de Dios y contara con todo el conocimiento, y si tuviera una fe que me hiciera capaz de mover montañas, pero no amara a otros, yo no sería nada. Si diera todo lo que tengo a los pobres y hasta sacrificara mi cuerpo, podría jactarme de eso ; pero si no amara a los demás, no habría logrado nada. El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia.

1 Corintios 13:1-‬7 NTV

»Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada.

Juan 15:5 NTV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s