¿Y Si No Se Mueve Esa Montaña?

No sé por qué, pero de todas las grandiosas historias del Antiguo Testamento, una que me gusta mucho pero que he leído pocas veces es la historia de Daniel. El libro de Daniel es realmente fabuloso.

Después de que el pueblo de Israel fue desterrado de la tierra prometida, fueron llevados a Babilonia. El rey, Nabucodonosor mandó a que escogieran jóvenes notables de la nobleza del pueblo de Dios entre ellos escogieron a Daniel y a sus tres amigos; Ananías, Misael y Azarías, mejor conocidos como Sadrac, Mesac y Abed-nego. Dentro de toda la historia que relata la Biblia me llamo mucho la atención cuando el rey de Babilonia decide imponer culto a sus dioses. Construyo una enorme estatua de oro y obligo a todos bajo su reino que la adoraran, pero los amigos de Daniel decidieron no hacerlo. Lee lo que pasó:

Entonces Nabucodonosor se enfureció y ordenó que trajeran ante él a Sadrac, Mesac y Abed-nego. Cuando los trajeron, Nabucodonosor les preguntó:

—¿Es cierto, Sadrac, Mesac y Abed-nego, que ustedes se rehúsan a servir a mis dioses y a rendir culto a la estatua de oro que he levantado? Les daré una oportunidad más para inclinarse y rendir culto a la estatua que he hecho cuando oigan el sonido de los instrumentos musicales. Sin embargo, si se niegan, serán inmediatamente arrojados al horno ardiente y entonces, ¿qué dios podrá rescatarlos de mi poder?

Daniel 3:13-15 NTV

Te cuento este relato por la respuesta que dieron, a mi me sorprendió mucho y me retó a tener esa misma actitud, lee lo que contestaron:

Sadrac, Mesac y Abed-nego contestaron:

—Oh Nabucodonosor, no necesitamos defendernos delante de usted. Si nos arrojan al horno ardiente, el Dios a quien servimos es capaz de salvarnos. Él nos rescatará de su poder, su Majestad; pero, aunque no lo hiciera, deseamos dejar en claro ante usted que jamás serviremos a sus dioses ni rendiremos culto a la estatua de oro que usted ha levantado.

Daniel 3:16-18 NTV

La integridad de estos personajes me asombro mucho. Admiro la actitud que tuvieron porque teniendo de frente a uno de los reyes mas temibles del antiguo mundo y a un horno ardiente decidieron honrar a Dios y alabarlo solo a Él. La historia nos narra que Dios los protegió, lo salvó del rey y del horno ardiente. Un hecho maravilloso y glorioso sin duda.

Me llama la atención la respuesta de los amigos, cuando dijeron, pero, aunque no lo hiciera. Si escribo esto es porque me reta y me hago la siguiente pregunta: ¿Qué pasa si no se cumple la promesa que Dios me ha hecho? Quiero dejar en claro que Dios siempre cumple con Su Palabra, Dios siempre cumple con Sus promesas, Dios siempre cumple con su propósito eterno. Pero tampoco quiero negar que algunas cosas no salen como nosotros pensamos, como nosotros quisiéramos. A veces la emoción nos gana y pensamos escuchar la voz de Dios es ciertas promesas, en ciertas palabras que tal vez, Dios no nos la ha dado.

Ahora quiero hacerte esta pregunta a ti: ¿Qué pasa si no se cumple la promesa? ¿Qué pasa si las cosas no salen como tu quisieras? ¿Dejaras a Dios? ¿Te alejaras de Él? O dirás: “pero, aunque no lo hiciera, deseamos dejar en claro ante usted que jamás serviremos a sus dioses ni rendiremos culto a la estatua de oro que usted ha levantado”.

En este último año hemos visto como los planes de la mayoría de nosotros no resultaron como esperábamos, ¿no? Este año pudimos ver que de un momento a otro las cosas pueden cambiar rápida y drásticamente, pero esto no ha impedido que Dios cumpla con Su Palabra y Sus promesas. Creo que he sido testigo de primera fila cuando las cosas no salen como uno quisiera. A veces he estado seguro de que Dios me ha hablado y me ha dado una promesa pero que en realidad no se ha cumplido. No porque Dios haya mentido, o algo así, no, no quiero decirte esto, sino que a veces creemos escuchar la voz de Dios cuando en realidad es nuestra percepción o nuestras emociones, pero ese no es el tema de esta publicación, el tema es ¿qué haremos cuando las cosas no salen como esperamos?

Yo estoy seguro de algo, que todas las promesas que Dios te ha dado se van a cumplir, sin duda alguna, Dios lo hará. Pero también recuerda esto:

Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza”.

Jeremías 29:11 NTV

Los planes que Dios tiene para ti son mucho mejores de lo que tu crees, de lo que puedas pedir o esperar. A veces las cosas no saldrán de la manera que uno quiere, a veces las cosas van a tardar mas en darse y otras veces no se darán, pero Dios sigue siendo fiel, sigue siendo bueno, sigue siendo Poderoso y Su plan en tu vida se sigue cumpliendo.

Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros.

Efesios 3:20 NTV.

El título de la publicación es “¿Y si no se mueve esa montaña?” Haciendo alusión a lo que dijo Jesús, pero lo hice a propósito para que podamos leer bien lo que Jesús habló:

Más tarde, los discípulos le preguntaron a Jesús en privado:

—¿Por qué nosotros no pudimos expulsar el demonio?

—Ustedes no tienen la fe suficiente —les dijo Jesús—. Les digo la verdad, si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a esta montaña: “Muévete de aquí hasta allá”, y la montaña se movería. Nada sería imposible.

Mateo 17: 19-20 NTV

A veces lo único que necesitamos es Fe para mover esa montaña, lo que necesitamos es creer en sus promesas pero tener fe significa creer en lo invisible, confiar aun cuando nuestros ojos naturales no vean, aunque no lo podamos tocar, creer en eso es Fe, así que sigue confiando, sigue esperando, sigue creyendo y si aun no se ha movido esa montaña, ten fe que lo hará porque si tienes Fe sin duda veras a esa montaña moverse. Tal vez no con tus ojos naturales, pero sin con los ojos como los héroes de la Fe que nos narra hebreos 11:

“Todas estas personas murieron aun creyendo lo que Dios les había prometido. Y aunque no recibieron lo prometido lo vieron desde lejos y lo aceptaron con gusto. Coincidieron en que eran extranjeros y nómadas aquí en este mundo”

Hebreos 11:13 NTV

Si aun no se ha movido esa montaña, quiero seguir creyendo que lo hará, quiero seguir creyendo en Dios y Sus promesas, quiero seguir alabándolo y adorándolo. Quiero seguir creyendo que Su Amor lo hizo porque en los ojos de la Fe, esa montaña, ya se movió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s