DESDE ADENTRO

Resulta que el mundo espiritual funciona a la inversa del nuestro que es natural, un ejemplo es el que nos da Romanos 4:17 al momento de mencionarnos que debemos llamar a las cosas que no son como si fuesen, así como lo hace nuestro Padre. Es decir que sin ver nada en lo físico, y mucho menos tenerlo en nuestras manos lo vemos y lo tenemos en fe; es extraño ¿No? Pero así de grandioso es el mundo espiritual.

Ahora, veamos que la palabra de Dios nos dice en 1 Tesalonicenses 5:23 que todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo, es decir que al Señor le interesan estas tres áreas de nuestra vida, Él no solo está interesado en nuestro espíritu o en nuestro cuerpo nada más, sino que en su infinita sabiduría nos permite ser seres tripartitos para demostrar que su interés por nosotros es mucho más grande de lo que algunos creen.

Y si préstamos mucha atención al pasaje mencionado anteriormente podemos notar que Dios obra desde nuestro hombre interior hacia el exterior, es decir, que en este caso el orden de los factores es muy importante; porque si puede ser alterado el producto si el orden del factor es modificado.

El cuerpo es el encargado de manifestar lo que sucede en nuestro interior, es decir que si hay algo que anda mal en nuestro interior el cuerpo lo resiente, científicamente hablando ha sido comprobado que muchas de las enfermedades que padecemos es debido a una situación en nuestro interior, por ejemplo una persona depresiva y triste es más propensa a contagiarse por alguna enfermedad debido a que sus defensas son muy bajas, ahora bien, quiero preguntar ¿Cómo estás por dentro? ¿Cómo está tu alma? Este es un buen tiempo para evaluarnos y ver por la sanidad desde nuestro interior, vayamos a la presencia del Maestro de los milagros y sanidades para que por medio de un toque Suyo todo en nosotros sea restaurado, así como sucedió con aquella mujer que padecía de una enfermedad de muchos años, su fe no solamente hizo que hubiera un milagro físico en su vida, sino que hubo algo en su interior que fue sanado, ¡te imaginas eso! ¡Wow!

No se trata solamente de salud física, se trata de sanidad divina la cual empieza de adentro hacia afuera, trayendo una restauración tan gloriosa que nuestra vida no es igual después de eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s