EL PERDÓN QUE TRAE LIBERTAD

Perdona el mal que hacemos, así como nosotros perdonamos a los que nos hacen mal.
Mateo 6:12 TLAI

Aunque muchas veces no lo logremos comprender, el Perdón es algo muy importante dentro de reino de Dios, el perdón hace que muchas cosas se desbloqueen en tu vida, hace que cosas sobrenaturales sucedan, hace que milagros pasen, y trae a sanidad a muchas áreas en tu vida.

Primero que nada quiero hablar sobre el perdón hacia uno mismo. No puedo estar por la vida perdonando a los demás, cuando aún no me he perdonando a mí mismo, hoy en día muchas personas experimentan muchos bloqueos en su vida y muchas veces suelen despreciarse a si mismas, por ejemplo tú cometes un error e inmediatamente puedes ir y pedir perdón y seguir adelante, pero existen ocasiones en las cuales solemos cometer errores, pero lo que hacemos es sentirnos como basura, cómo si no tuviéramos valor, nos encerramos en nuestra burbuja de desánimo y desprecio, la mayoría hemos pasado este tipo de cosas donde no logramos sentirnos perdonados, donde no logramos abrazar el perdón que Jesús nos da.



Para yo perdonar a los demás, primero debo perdonarme a mi mismo. ¿Cómo logro eso?. Es sencillo, Jesús ya te perdono, lo hizo viniendo a esta tierra, muriendo y resucitando por ti, Jesús pagó el precio y te dio un verdadero perdón, no importa los errores, todos los cometemos, pero sabemos que Jesús nos perdona y nos motiva a seguir adelante.

Es tiempo de aprender a perdonarte a ti mismo, deja el pasado atrás, deja todo aquello que aún te atormenta, deja de pensar que jamás recibirás perdón, deja todo esto y enfócate en el Perdón de Cristo Jesús, Él te ha limpiado y te dio nuevas fuerzas, Él te da un nuevo comienzo, solamente deja el pasado y los errores que cometiste y abraza lo nuevo y si sobretodo el perdón de Dios.

Cuando aprendas a perdonarte a ti mismo puedes perdonar a los demás

¡Así como nosotros perdonamos a los que nos hacen mal!
El perdonar a los demás te da libertad.

Sabemos que el perdón hacia a los demás suele ser difícil, pero no es algo imposible, cuando no perdonamos a los demás, no importa el por qué, trae como consecuencia la “Falta de Perdón”.

La Falta de Perdón.

Esto es similar a una cárcel, en la cual estás o tienes a alguien dentro. Cuando guardamos una falta de perdón hacia otra persona lo que hacemos es hacer que está persona quedé encarcelada a causa de nuestra falta de perdón e incluso como lo hablamos antes, puede ser que quien esté en esa cárcel puedas ser tú, la falta de Perdón te encarcela, no te hace ser libre, hace que recuerdes lo mismo una y otra vez.

¿Quieres ser libre de la la cárcel llamada falta de Perdón? Comienza perdonando, perdonando aquel o aquellos quienes te hicieron daño, pero también aprende a perdonarte a ti mismo, y así podrás experimentar una libertad verdadera y genuina.

Te reto que como la palabra de Dios dice, Prueben y vean, que en este momento tú puedas perdonar a esa persona o a esa personas y que experimentes una verdadera libertad. ¿Buscas libertad? Comienza perdonando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s