Y ahora, ¿Qué?

¿Alguna vez has visto la Película “buscando a Nemo”? En la última escena, los peces logran escapar en bolsas y llegan al océano, pero aún estando en las bolsas, uno de ellos pregunta: y ahora, ¿qué? Como consiguiendo el objetivo, pero no sabiendo qué hacer después.

Por mucho tiempo en mi vida me sentí así; vivía enfrascada en el pensamiento de que una simple y sencilla decisión mal tomada cambiaria el rumbo de toda mi vida, y yo no podría regresar en el tiempo y volver a la seguridad de la pecera.

Conforme tenía que decidir cosas grandes y pequeñas, con grandes impactos y pequeños, me fui dando cuenta que las cosas siempre iban cazando en su lugar, me sentía de lo más agradecida porque tenía a personas y oportunidades geniales en mi vida que no tendría sin esas decisiones. Hasta que me di cuenta que me arrepentía de algo que no me había animado a hacer, y una y otra vez pensaba en las consecuencias de esa decisión, de no intentarlo; de no saber qué hubiera pasado si lo hubiera intentado.

Dios puso a una persona en mi vida de la que agradezco mucho, y tomando café una tarde le conté lo que pensaba y me dijo algo que cambió mi forma de pensar completamente; pero que te contaré en unas líneas más.

Dios es un verdadero artista, Dios habla de maneras diferentes y creativas, y está dispuesto a hablarnos a cada quien de forma amorosa y a modo de que entendamos, cada vez que pensaba en eso Dios me enseñaba un versículo, desde una imagen matutina enviada por mi tía hasta abrir mi Biblia justo en donde se encuentra este versículo:

Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Jeremías 29:11

Comprendí que lo que me había dicho mi amigo hacía click con el versículo, me dijo que había cosas que seguro iban a pasar, sin importar lo que yo decidiera, pero que había cosas que yo no podía controlar que pasaran o no por más que intentara; pero que, si ponía atención a Dios, podría tener su guía. Y es que esa es la máxima seguridad que podemos tener, que Dios sabe lo que es mejor para nosotros y sabe cuándo y cómo dárnoslo.

Si no estas seguro de cuál es tu propósito te recomiendo que: ores mucho, pregúntale a Dios todo lo que quieras preguntarle y dile que prefieres su voluntad, sus planes y sus propósitos que cualquier cosa que podrías querer, ten un corazón dispuesto a escuchar su voz y a dejarte guiar; recuerda que estas aquí por algo, Dios planeó cada uno de tus días desde antes que nacieras.

Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro. Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara.

Salmo 139:16

Si necesitas que te acompañemos en oración o tienes alguna duda, ¡escríbenos! Estamos para servirte.

2 comentarios sobre “Y ahora, ¿Qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s