Un corazón obediente

Hechos 13: 21- 23 dice:

Luego pidieron rey, y Dios les dio a Saúl hijo de Cis, varón de la tribu de Benjamín, por cuarenta años. Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero. De la descendencia de éste, y conforme a la promesa, Dios levantó a Jesús por Salvador a Israel.

Es casi imposible hablar de obediencia y no mencionar a David. Él fue un gran hombre de Dios. Desde pequeño, cuidó las ovejas de su padre mostrando ser esforzado, valiente, pero sobre todo, obediente.

En 1 Samuel 17: 20 vemos como Isaí (su padre) le da un mandato de ir a donde sus hermanos a llevarle comida pues había una batalla contra los filisteos. Dios vio cómo David obedecía los mandatos de su padre y pensó: ‘‘Así como obedece a su padre terrenal, definitivamente cumplirá los mandatos que yo le de’’.

Dios vio en David un corazón obediente, no solamente seguía lo que su padre terrenal le ordenaba, también vemos la misma actitud cuando estuvo bajo el servicio del rey Saúl. Si obedeces las pequeñas órdenes de tus autoridades en la Tierra, te será más sencillo obedecer al Señor.

David tenía razones para sublevarse ante el rey Saúl, pues Dios lo había ungido como próximo rey a través del profeta Samuel (1 Samuel 16:12-13). Pero, David decidió ser humilde y obediente. Él entendía el poder que había detrás del someterse a la autoridad.

Siempre se mantuvo con esa actitud aun cuando Saúl intentó matarlo y hasta en aquellos momentos que tuvo la oportunidad de vengarse en contra de él.

No importa si Dios te prometió estar en cierta posición, sé humilde y obediente desde la posición en la que estás. Es cuestión de tiempo para ver cómo Dios usa tu obediencia para llevarte hacia otro nivel. 

Tal vez piensas que para David fue fácil obedecer a su padre, jefe (rey Saúl) y a Dios. Realmente no lo fue. Pero, David dependía del poder del Señor que estaba con él para poder agradarle en cada paso de su vida.

Aunque los mandatos del Señor parezcan imposibles de cumplir, Su Palabra dice que no son gravosos (1 Juan 5:3), es decir, podemos cumplirlos pero no mediante nuestros esfuerzos humanos, sino mediante el poder del Espíritu Santo (Romanos 8: 7-10).

Quiero que sepas algo, un corazón obediente no es sinónimo de un corazón perfecto. Lo vemos en David, él pecó al desear la mujer de uno de sus guerreros (2 Samuel 11). Y, no solamente se acostó con ella, también mandó a matar a su pareja (Urías).

Por un tiempo, ocultó su pecado. Pero, luego confesó y se arrepintió. Un corazón conforme al de Dios es un corazón que siempre vuelve a Él aun cuando sus pies resbalen.

Dios perdonó a David, pero las consecuencias de su pecado fueron duras y evidentes en su familia. Esto no es una excusa para pecar deliberadamente, sino una oportunidad para reconciliarte con el Señor. Haz todo lo posible para no caer, pero si caes que tu corazón siempre vuelva a Él.

Porque si no vuelves a Él, te podría pasar como Saúl quien desobedeció al Señor en múltiples ocasiones y no tuvo un arrepentimiento sincero. Por lo tanto, Dios lo desechó (1 Samuel 15).

Si aún te faltan motivos para obedecer al Señor, te invito a leer en Deuteronomio 28 las bendiciones de la obediencia. De seguro te animarás y el Espíritu Santo te ayudará conforme a Su voluntad.

Dios te bendiga, Patricia Michelle.

3 comentarios sobre “Un corazón obediente

  1. Que Dios te bendiga! 20 años obediente aún cuando no se ve la luz del túnel.cuando te quedas con un puñados de amigos,cuando otro se acuesta con tu mujer,cuando la familie te rechasa ….cuando sigues siendo un cualquiera teniendo una promesa enorme,,futuro rey,cuando tienes la unción y no te sirve de nada,cuando ,,,,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s