Vive tu temporada.

Una tarde, pero no como cualquier tarde. De alguna manera era diferente, el sol brillaba un poco más y el viento era más helado, sin duda alguna un viento fresco después de correr unos siete kilómetros. Llevo más de tres años corriendo y sin duda alguna es una de las mejoras cosas que puedo hacer. Pero esa tarde, después de correr era diferente para mí, un profundo sentimiento de agradecimiento inundo mi corazón por completo. Estoy totalmente agradecido, mi alma y mi cuerpo no paraban de agradecer. ¿Te ha pasado? Solo podía decirle a Dios lo agradecido que estaba por darme la oportunidad de correr, de disfrutar de un paisaje hermoso de mi barrio. Le decía que con el simple hecho de tener piernas y caminar bien, era más que suficiente.

En verdad, nuestra vida es muy diferente cuando vivimos agradecidos por lo que vivimos.

Por lo general la vida no es tan buena como para siempre sentir estar agradecidos. En realidad, son más las situaciones de incertidumbre, de estrés, de preocupaciones y de miedo que vivimos que el vivir agradecidos se nos hace un sueño o simplemente algún momento para recordarlo y enmarcarlo. Creo que la vida nos ha abrumado mucho a tal punto de que estar agradecidos se nos vuelve un lujo.

Metas, sueños, anhelos, objetivos, presiones familiares, de amigos y de la sociedad que distorsionan la simplicidad de la vida. Hace algunos años escuché a alguien decir que si vivimos con afanes desmedidos nos llegaremos a frustrar y en realidad eso no es lo que Dios quiere, por eso el apóstol Pablo escribió esto:

“No que haya pasado necesidad alguna vez, porque he aprendido a estar contento con lo que tengo”

Filipenses 4:11 NTV

Pablo aprendió a estar contento con lo que tuvo y creo que pensar así en nuestros tiempos es un poco complicado. No me malinterpretes, yo creo en el desarrollo personal, pero creo que debemos de tener un equilibrio y disfrutar cada etapa en nuestra vida. A mí me cuesta mucho poner en práctica esto. A veces quisiera estar en otra temporada de mi vida, estar en otra etapa, pero estoy seguro de que cuando este ahí voy a extrañar lo que un día viví y no disfrute o como diría Pablo no me contenté con lo que tuve. Pero en lugar de echarle la culpa a nuestros sueños, anhelos o presiones del sistema del mundo, debemos evaluarnos y ser conscientes que Dios nos ha dado la capacidad, por medio de Su Espíritu Santo a vivir una vida equilibrada, como Dios quiere.

Tendrás buenas temporadas, tendrás temporadas de éxito y de triunfos, pero para llegar a esas temporadas tendrás que pasar por entrenamiento, procesos, espera y temporadas de desierto, pero eso te prepara para vivir de acuerdo con los propósitos de Dios. En términos generales, el propósito de Dios para tu vida es:

“Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. Pues Dios conoció a los suyos de antemano y los eligió para que llegaran a ser como su Hijo, a fin de que su Hijo fuera el hijo mayor de muchos hermanos”

Romanos 8:28-29 NTV

Ahora bien, en lugar de preocuparnos por el futuro, estresarnos con el presente y lamentarnos por el pasado, por qué no vivimos nuestra vida con la simplicidad de tener la certeza en nuestro corazón que Dios tiene todo bajo control y que si lo amamos TODO lo que vivamos nos ayudará para nuestro bien y con base en eso poder ser agradecidos.

¿Sabes? Yo ya no quiero enmarcar en solo momento mi agradecimiento por la vida, por respirar y por los detalles cotidianos. Quiero vivir agradecidos todo el tiempo sabiendo que esta temporada sea buena o mala es necesario para vivir de acuerdo con Su propósito. Quiero aprender a decidir estar agradecido y no solo estar agradecido cuando lo siento. A medida que vayamos caminando con Dios y confiando en Su Palabra y Sus promesas seremos mas agradecidos.

Estos meses para mí, como para muchos, han sido un poco complicados, pero le he pedido a Dios que me da los ojos de lo eterno para poder aceptar y comprender las situaciones que vivo. Le he pedido a Dios que me ayude a decidir estar agradecido y dejar todo en Sus manos y a disfrutar esta etapa en mi vida, que, aunque no quisiera pasarla, sé que es necesaria para poder cumplir con Su Propósito para mi vida.

Hace unos días leí un tweet de una pastora en el que decía: “Seamos prudentes, pero sobrios al recordar: El control es solo una ilusión. No somos nuestros dueños. Somos más frágiles de lo que nos gusta admitir. Todo pasa, solo Dios queda.

https://platform.twitter.com/widgets.js

“No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.  Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús”

Filipenses 11:6-7 NTV

Sé agradecido y disfruta tu temporada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s