No me canso de amar

Una de las verdades bíblicas de la que me adueñé en los últimos años ha sido que Dios tomó un día de descanso después de haber creado todo el universo y convertir al planeta tierra en el lugar idóneo para que la humanidad viva; y si Él siendo Dios tuvo necesidad de descansar mucho más yo que vivo en este cuerpo de naturaleza caída; limitado por tiempo y espacio, me canso y necesito descansar porque de lo contrario hasta me puedo enfermar. Pero en las últimas semanas poco a poco he podido entender que Dios después de instituir un día de descanso a la semana para la humanidad Él no ha vuelto a descansar.

Éste fue uno de los puntos de discusión y acusación contra Jesús por sanar al paralítico de Betesda justo en día de reposo por ejemplo, la respuesta de Jesús por este milagro en ese día sagrado para los judíos fue:

“Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo”.

Juan 5:17

Aunque para muchos este es un punto de controversia queda claro ante nuestros ojos que El Dios trino trabaja aún en el día de reposo; pero ¿y porqué lo hace? En el versículo 20 nos revela la razón “Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que ustedes se maravillen”.

Dos razones nos da este versículo de su incansable amor: Primeramente su amor por Jesucristo; respaldándolo en todo y más aún en su ministerio de revelarlo a Él y seguido por su amor por la humanidad, a través de las maravillas en Jesús, el Padre pretende llamar nuestra atención y hacernos sentir amados. Pero no era la primera vez que Dios manifestaba tanto amor por la humanidad ya que Hebreos dice:

“Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados”

Hebreos 5:1

Y en los siguientes versículos revela que este sumo sacerdote tomado de entre los hombres tiene la capacidad de comprender a la humanidad porque él mismo está rodeado de debilidad.

Así que en el plan de Dios nunca se crearon jerarquías ministeriales para castigar a los pecadores sino para amar, comprender y mediar a favor de los débiles porque un débil está en el oficio de ministro.

Podemos dormir en paz cuando recordamos que Dios está despierto.

“He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel”.

Salmo 121:4


Siendo Jesús el Sumo sacerdote perpetuo a favor de la humanidad, pese a que no descansa por cuidarnos agrega diciéndonos “Vengan a mí todos los que están trabajados y cargados, y yo los haré descansar”. Mateo 11:28. Su profundo amor no le permite sentir cansancio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s