Cuando nos cuesta creer.

Como creyentes, en algún momento de nuestro caminar con Dios hemos atravesado temporadas donde nuestra fe es probada.

Podemos describir esas temporadas de la siguiente manera: nos sentimos solos, nos cuesta orar o sentir la presencia de Dios, no vemos respuesta a nuestras oraciones, nuestra mente empieza a llenarse de dudas, no sentimos la misma pasión al ir a la Iglesia y adorar junto a nuestros hermanos y, a algunos se le añaden situaciones económicas, familiares, de trabajo y/o estudios.

Es en esas temporadas donde más nos cuesta creer en lo que Dios ha dicho sobre nosotros y lo que nos ha prometido para el futuro.

¿Te has encontrado en esa situación o te encuentras en ella ahora mismo? ¿Producto de esa crisis de fe te has desanimado y has disminuido tu tiempo de oración, estudio de la Palabra y servicio en la Iglesia? Tranquilo/a, a mí también me ha pasado. Por eso, hoy te compartiré una palabra de esperanza y empuje para que puedas persistir y triunfar en esta etapa que estás viviendo.

1. Es necesario que vivas esta temporada.

Nuestra fe necesita ser probada como el oro

(1 Pedro 1:7)

Porque nos hemos acostumbrado a tener “experiencias emocionales” con Dios y nuestra fe (fuerte creencia de que Dios existe y profundo conocimiento de Su carácter) no debe estar basada en nuestras emociones y/o circunstancias pues ellas cambian constantemente, de lo contrario, debe estar fundamentada en la Palabra de Dios que permanece para siempre.

Esto me recuerda los muros de Jericó en Josué 6. Dios le promete a Josué entregarle la ciudad, pero para ello tenían que permanecer 7 días dando vueltas alrededor de los muros que protegían a Jericó. Me imagino cada vuelta que daban, caminando horas y horas sin poder pronunciar una palabra. Algunos tal vez llegaron a pensar: “Esto no tiene sentido”, “Los muros siguen intactos”, ¿Estará funcionando lo que estamos haciendo?. Seguro se sintieron cansados y sin ánimos de salir otro día más a rodear la ciudad. Otros, tal vez dudaron en su interior de que algo podía suceder. Pero, con todo y eso siguieron avanzando, nunca se detuvieron. Su fe pudo más que su cansancio y sus dudas.

“Solamente tu fe en Dios te mantendrá de pie y avanzando hacia lo próximo, hacia lo nuevo que Dios preparó para tu vida”.

2. Dios quiere formar en ti una fe inquebrantable.
¿Cómo sabes que una construcción tiene buenos y fuertes fundamentos sino es sacudida por un terremoto o una gran tormenta? ¿Cómo sabes que tu fe es auténtica sino eres sacudido por las circunstancias de la vida?

Pienso en un joven quien tuvo muchas oportunidades de ceder ante el sistema pagano que le rodeaba, pero su fe inquebrantable lo sostuvo e hizo un gran ejemplo de santidad e integridad. Les hablo de Daniel.

En Daniel 1 y 6 podemos ver cómo fue probado con la provisión de alimento del rey que era dedicado a los ídolos y cuando fue echado al foso de los leones por no dejar de clamar a Su Dios. La revelación que Daniel tenía acerca del Señor era tan personal y real que pudo resistir en medio de la prueba.

“En este tiempo, Dios quiere formar raíces resistentes y profundas en ti. Él desea que el conocimiento que tienes de Su Palabra y Su Persona sea, más que un concepto, una realidad que esté arraigada en tu mente y corazón”.


Así, cuando vengan los vientos y corrientes de este mundo intentando arrastrarte a su forma de pensar y vivir, puedas mantenerte firme.

3. El enemigo aprovechará esta temporada para detenerte.
El enemigo va a intentar insertar en tu mente mentiras para desviarte de aquello que Dios te ha entregado: tu identidad y propósito.

Jesús, en Lucas 4 se estaba preparando para iniciar su ministerio público mientras que el Espíritu lo lleva al desierto para ser tentado por el diablo. Como el diablo sabía que Jesús estaba también en una condición humana, intentó hacerle caer y lo que utilizó fue un ataque directo a su identidad como Hijo de Dios. Satanás sabía que si atacaba su identidad, podría destruir su propósito.

“Tu identidad como hijo/a de Dios será cuestionada a través de pensamientos y argumentos mentirosos que el enemigo lanzará a tu mente. Pero, solamente tu fe podrá derribar todo lo que se levanta contra quien eres en Dios”.

4. Dios tiene un nuevo tiempo para ti.
Después de esta temporada que estás viviendo, viene un nuevo tiempo de gloria y poder para tu vida si decides seguir creyendo.
Jesús, después de vencer al enemigo en el desierto, la Palabra de Dios sobre su vida se cumplió cuando él mismo dijo:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor. Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros”

Lucas 4:18‭-‬21 RVR1960‬

Ruego a Dios que su Espíritu Santo te llene y te haga ver aquellas mentiras que has creído y que te han detenido en medio de este proceso donde te cuesta creer. Que su poder derribe todo pensamiento engañoso y su verdad cubra tu mente. Que seas fortalecido porque triunfarás, no morirás. Dios te permitirá ver cumplirse todo lo que ha dicho sobre ti y tu casa si HOY DECIDES SEGUIR CREYENDO AUNQUE TE CUESTE.

Patricia Morales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s