Enfocafos en el propósito parte III:Amor incondicional

Bueno este es el último post de la serie. Hablamos de enfocarse en el propósito y como las necesidades insatisfechas y que no son satisfechas en Dios, nos alejan y cómo hay que volver a la fuente también. En el segundo post hablamos de las tormentas y de que hay que florecer y empezar a dar fruto. Este último post ya es más práctico.

Hoy quiero hablarte de algo que Dios nos viene hablando; llamando nuestra atención para Que lo hagamos o volvamos a eso.

Voy a empezar con unas preguntas: ¿Que pasaría si dejase de haber reuniones de jóvenes, la de los domingos, si no hubiese retiros, eventos de la Iglesia como campamentos, etc?. ¿Cómo sería nuestra relación con Dios, mejor o peor?

Estas preguntas que te estoy haciendo me las estuve haciendo yo en estos días y creo que Dios nos quiere hablar de esto. De que no se trata de hacer o estar en la Iglesia, en eventos o hacer cosas para Dios, que si son importantes porque es donde servimos, pero ¿qué es lo primordial o lo principal es nuestra relación con Dios? ¿Qué es lo primero que tenemos en nuestra vida? ¿obligaciones o la relación con nuestro papá?

¿Qué es lo primero en nuestra vida, el Ministerio o amar a nuestro prójimo? Veamos que dice la palabra.

Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
S. Mateo 22:39 RVR1960

Entonces ¿qué estamos haciendo preocupandonos por nuestras cosas o moviéndonos por nuestro prójimo?

Hermano, hermana no te lo tomes a mal a todo lo que te estoy diciendo espero ser clara con esto. Dios quiere que amemos a nuestro prójimo porque nos olvidamos de eso y por eso el mundo está como esta porque le falta amor, tolerancia, respeto, escuchar al otro pero sobretodo amarlo como Dios nos ama. Dios quiere que salgamos de nuestra estructura eclesiástica de Iglesia, que salgamos de nuestra comodidad y zona de confort y que vayamos con los Desamparados, con la gente de la calle, los huérfanos y las viudas. Quiere recuperar lo que se había perdido.

Porque el amor de Dios es incondicional no tiene condiciones. No tenes que hacer tal o cual cosa, ser más espiritual no digo que no es importante pero a lo que voy es que Dios nos ama por más que pequemos, nos equivoquemos y erremos esa es la diferencia de él con nosotros. Él nos ama no importa que y nos pide que hagamos lo mismo con el prójimo. Amemos y escuchemos.

Dios no quiere cambiarte superficialmente quiere transformarte por completo. No quiere que seas un Cristiano de eventos, de ir a la reunión los sábados y domingos y todos los días que vayas. No quiere que careteemos un cristianismo falso. Quiere que demostremos cómo somos y en nuestra comunión con Dios y con otros. Dios no quiere cambiar tu superficie y con eso no me refiero a lo fisico me refiero a la primer capa de nuestro corazón o de nuestro ser quiere ir más profundo. Quiere hacer cambios profundos. Y quiere empezar cuando estés dispuesto

Y no nos perdamos tanto en el hacer si bien Dios también nos manda a cumplir la gran Comisión que eso vaya de la mano junto con orar por tu hermano, tu projimo, charlar con las personas de tu círculo y preocuparte y estar pendiente de ellos y amarlos por sobretodo (sé que no es fácil) pero hay que ponerlo en práctica. Y dejar de ver en que se equivoca tu hermano y juzgarlo (si, esta bien reprenderlo o exhortarlo) pero no seamos tan legalistas como los fariseos y amemos.

Manos a la obra y poner en práctica todo esto!

Te mando un abrazo y que Dios te bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s