Enfocados en el propósito de Dios parte 1

Estuve reflexionando mucho sobre un tema puntual del que quiero hablarles hoy: las necesidades humanas. Dios puso las necesidades en el hombre pero a su vez nos dio todo para que no nos falte nada. Pero que pasa? Cuando Adán y Eva pecaron Dios nos dio libre albedrío para que nosotros decidamos si lo buscamos a él o si buscamos otros medios u otros lugares para satisfacer nuestras necesidades que pueden ser emocionales, materiales, afectivas, entre otras. De seguro conocen la historia de estas dos personas. Por eso les voy a citar una parte:
Génesis 3 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Desobediencia del hombre
3  Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?
2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;
3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.
4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;
5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.
7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

Ellos quisieron ser sus propios dioses y saber más que Dios ese fue su pecado y anhelo carnal.


Y que pasa? Para trasladarlo a la actualidad nosotros como seres humanos imperfectos que somos cuando nos alejamos un poco de Dios o simplemente estamos desenfocados de Dios buscamos cosas erróneas ya sea pareja, una persona con la cual estar y lentamente nos vamos desenfocando  de Dios. No es que este mal tener necesidades o algunas de las que ya mencioné arriba sino que la motivación que tenemos en el corazón para buscar satisfacer esas necesidades. Entonces el problema no son las necesidades en sí sino el corazón y lo que busca.

Porque como dice la palabra: Jeremías 17:9 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
Tenemos que examinarnos continuamente y morir a nuestros deseos y saber que Dios es nuestro mayor proveedor. Que importa lo que nos falte o necesitemos Él siempre nos va a proveer y si quizás hoy no te esté dando algo que necesitas quizás sea porque tu motivación sea egoísta o Dios sepa que eso que vos queres no es para vos o no estás preparado para tener eso ahora. Por eso no dejemos de orar y de enfocar nuestros ojos en Dios sé que es difícil pero es una lucha que tenemos que vencer todos los días con la ayuda del espíritu Santo. Y no dejemos de examinarnos y de pedirle a Dios que nos ayude a cambiar eso que no esta bien. Entreguemosle nuestro corazón a Dios que él mejor que nosotros va a saber que hacer. Confiemos en nuestro Dios.

Papá te bendiga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s