HABLA Y ESCUCHATE 

Seguro alguna vez has escuchado que las palabras tienen poder, que lo que tú digas influye no sólo en tu vida sino en la de los que te rodean.
Pero, ¿qué tan cierto es esto?

Actualmente estoy en ese punto en el semestre en la universidad en que ya no me dan ganas de nada. Agradezco grandemente tener la oportunidad de estudiar algo que me gusta, pero hay momentos en los que realmente me he sentido muy cansada de hacer de todo diario y empecé a quejarme más seguido con quien me escuchara.

Me quejaba sobre cómo en el trabajo a veces no salían bien las cosas,  me quejaba sobre cómo algún docente en la universidad no me agradaba del todo, y hasta empecé a quejarme sobre situaciones en las que yo no tenía nada que ver. Rápidamente me di cuenta que me estaba alejando de Dios en un acto diario que ya se había vuelto costumbre. Así que me propuse no quejarme de absolutamente nada un día entero, y por mas que me gustaría decir que lo logré,  no fue así.  Ese día ha sido de los días mas cansados y de los días en donde más me he quejado en mi vida. Me levanté tarde para ir a trabajar porque por alguna razón mi alarma no sonó, pasé un día de lo más cansado en el trabajo, el bus no llegó completamente a la parada que debía llegar así que caminé mucho más de regreso del trabajo y la lista de ese día sigue y sigue y sigue…

Al final del día, cuando traté de prepararme cereal pero me di cuenta que se habían acabado mi cereal favorito, le pregunté a Dios por qué justo el día en que no quería quejarme pasaba de todo, y la respuesta obvia fue: justo por eso, para probar qué tanto me quejaba, y fallé grandemente.

Así que al siguiente día,  en el intento dos, decidí escoger algo para no quejarme, no todo junto, sólo un aspecto de mi vida, y fue mi trabajo. Me guardé un par de comentarios pero si funcionó, y al siguiente día escogí no quejarme del trabajo ni del transporte urbano, y así sucesivamente hasta que empecé a sentirme menos estresada y más contenta con lo que hacía. Me di cuenta que con cada queja lo único que hacía era perjudicarme poco a poco hasta frustrarme.

Pero lo más impactante fue cuando decidí decir algo bueno cada vez que alguien decía algo malo. En el trabajo, hay personas que se quejan seguido  (tal vez en algún punto me dejé influenciar por ellas) pero cada vez que decían algo malo sobre cualquier cosa, yo trataba de decir algo bueno y poco a poco estas personas dejaron de quejarse también y hasta las he escuchado decir cosas buenas sobre situaciones que les resultaba insoportables.

Un importante predicador de mi Iglesia una vez dijo que en su vocabulario ni siquiera estaba la palabra cansado, que el nunca decía que estaba cansado, porque no quería creer que estaba cansado sino que quería creer que tenía energías siempre y me di cuenta también que uno escoge lo que piensa, a veces es difícil pero se puede escoger lo que uno piensa, y en base a lo que uno piensa va a hablar, y lo que uno piense y hable, no influye solo en nosotros y en nuestros corazones, (que de por sí ya es bastante importante) sino que influye en todas las personas que nos rodean, aunque no parezca tan importante, un pequeño comentario positivo o negativo, influye grandemente.

Imagina que te levantas muy animado y te preparas para salir, encuentras una tienda y se te antojan unas galletas, pides tus favoritas con ilusión porque es un día genial que te ha regalado Dios, y la persona que te las da te dice: ¡que tengas un muy lindo día!

O por el contrario imagina que al darte las galletas te dice: que día más fatal, hay un par de nubes en el cielo y seguro hará mal tiempo y no podremos salir el resto del día.

¿Qué te gustaría escuchar más?
¿Qué te gustaría decir ahora que sabes lo mucho que influye todo lo que sale de tu boca?
¿Qué estás pensando que refleja lo que dices?
¿Qué guardas en tu corazón?


De la abundancia del corazón habla la boca.
Mateo 12:34


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s