“Ama a tu prójimo”

Hay mandamientos que leemos y creemos en nuestra mente que los cumplimos al pie de la letra. Pero en realidad ¿es así? Mi intención no es intimidarte con la pregunta sino que reflexionemos juntos porque yo también tengo que mejorar en este aspecto. Entonces vuelvo a la pregunta: ¿Amamos a nuestro prójimo? Amamos al que piensa diferente sea homosexual, feminista, izquierdista, derechista en cuanto a ideología política, ideología de género, ¿Amamos al que piensa distinto a nosotros o simplemente lo juzgamos y procuramos mantenernos lejos?

Leamos lo que dice Dios en su palabra:

“Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” Mateo 22: 39:

Dios nos mandó a amar no nos preguntó si queríamos hacerlo. Justamente el tiempo verbal es “Tú amarás” (en imperativo) por lo tanto es una orden.

7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.
8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.
12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?
21 Y nosotros tenemos este  mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano. 1 Juan 4:7-12, 20-21

Entonces si amamos a Dios y estamos llenos de su amor también tenemos que amar y así como lo hizo Jesús. Él no hizo acepción de personas amó hasta al más  pecador de los pecadores y ¿por qué lo hizo? Porque vio sus corazones. Por lo tanto ¿que nos da derecho a juzgar a una persona? Si somos igual de pecadores que a quienes juzgamos, no hay nadie santo.

Empecemos a amar más a nuestro vecino, compañero de facultad, de trabajo, a la persona que no te cae bien, a ese con el que no podes estar. Amemos como Dios nos manda y dejemos de seleccionar los versículos de la biblia que queremos aplicar a nuestra vida a conveniencia. Debemos ser obedientes, que no es fácil pero tenemos que hacerlo.

Dios nos usa en los lugares en los que trabajamos o estudiamos por eso con más razón tenemos que demostrar el amor que proviene de Dios. Tenemos que ser más como Jesús y menos como nosotros mismos. Ora por tu hermano o aquella persona que sabes la esta pasando mal. Oremos por nuestros amigos y  por nuestros enemigos porque es sencillo orar por el que queremos o amamos. Practiquemos el amor de Dios hacia el prójimo y transmitamos también esa paz que él nos sabe dar. Quizás sos el canal más cercano de esa persona que necesita de Dios y no lo sabe por eso seamos más compasivos con el otro.

Que sea un tiempo de reflexión tanto para vos como para mí y también de poner en práctica. Que Dios obre en tu vida y en la mía así esto no queda sólo en nuestra memoria. Es hora de actuar y demostrar ese amor hacia los demás.

Dios te bendiga! Ánimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s