Decisiones.

-Hacemos nuestra vida en base a las decisiones que tomamos-.

Desde que soy pequeña he escuchado una y otra vez de mi mamá que las decisiones que tome pueden afectar mi vida y aún a las personas que me rodean. Por lo tanto he crecido consiente de esto.

Todos nuestros días están llenos de pequeñas decisiones. A qué hora nos vamos a levantar, si nos lavamos los dientes, si nos bañarnos, escoger nuestro color de zapatos, que ropa vamos a ponernos, qué voy a preparar hoy de desayuno, almuerzo o cena, si ir a trabajar o no y así puedo seguir la lista. Hasta decisiones trascendentales como saber a qué queremos dedicarnos, con quién nos vamos a casar, dónde vamos a vivir, cuántos hijos vamos a tener, entre otras.

El Rey David sabía que su vida dependía de Dios por eso leemos en Salmos 25:4-6 “Muéstrame la senda correcta, oh Señor; señálame el camino que debo seguir. Guíame con tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios que me salva. Todo el día pongo en ti mi esperanza” estaba seguro que si consultaba a Dios en todo le iría bien.

A inicios de este año tenía que tomar una decisión muy importante de esas que pueden cambiar tu vida. Les contaré lo más resumido posible. Resulta que a finales del 2018 me ofrecieron una oferta de trabajo fuera del país, tenía un mes más o menos para dar una respuesta concreta. No les voy a negar que fue de ¡Woww! me sentí bendecida y  muy sorprendida por la oferta ya que jamás lo hubiese esperado, estaba muy emocionada con la idea y no había día en que no pensará en eso. A todo esto yo no sabía cómo decírselo a mi familia y a mis líderes espirituales, porque sabía que iba a afectarme emocionalmente y tantas voces iban a confundirme, así que fue entre mi Padre Dios y yo solamente.

Pasaban los días y Dios simplemente no me decía nada, empezaba a ponerme nerviosa y angustiada a la vez porque pensaba en todo lo que tenía que resolver si Dios decía que debía salir del país, era empacar mi vida es una maletas y salir nuevamente, pero esta vez sin saber si volvería a casa para quedarme. Yo necesitaba alejarme y tomar unos días de descanso así que lo hice. Me fui a la playa uno de mis lugares favoritos. Y en esos días de oración, reflexión, charlas profundas con Dios, amaneceres y atardeceres llenos de color con quietud en mi espíritu,-Dios me dio la respuesta con respaldo bíblico, palabras de fe, susurros de amor y entendimiento del porque ¡No!-.

Una de mis primeras oraciones fue:¡Señor lo que sea que tú me digas, yo lo aceptaré y seguiré alabándote! Entonces al escuchar que no era tiempo de que yo saliera y que debía seguir donde estoy, trajo una enorme paz a mi ser, esa que la palabra nos dice que sobrepasa todo entendimiento.

A lo que voy contándoles esto es que si nosotros recurrimos a Dios antes que a nadie a la hora decidir algo importante, tengan por seguro que recibiremos el mejor consejo y la dirección correcta. No digo que debes alejarte también, hablo de estar quietos delante de Él (Salmos 46:10) poder reconocer a nuestro pastor cuando nos habla, sabiendo que nuestro Padre sabe lo mejor para nosotros sus hijos, recuerda que todo nos viene a bien a los que amamos a Dios (Romanos 8:28).

El pedir guía a Dios es lo primero y lo mejor –“ Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. Cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios, y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro” Santiago 1:5-6

Si tú tienes que tomar una decisión importante quizás estás preguntas pueden ayudarte un poco:

1) ¿Tengo total paz de Dios acerca de esto?

2) ¿Qué dicen las figuras de autoridad en mi vida sobre esto? Aclarando mi familia y mis líderes si se enteraron, les explique ¿por qué? no podía decirles, lo entendieron y apoyaron mi decisión.

3) ¿Cómo me afectara esto espiritualmente?

4) ¿Estoy consciente de los riesgos que esto implica?

5) ¿Es el mejor momento? ¿Podría ser mejor esperar?

6) ¿Estoy dispuesto a dejar que Dios cierre esta puerta?

 Proverbios 3:5-6 “Confía en el Señor con todo tu corazón;
    no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar”

Las decisiones que tomamos son la causa directa de nuestra felicidad o infelicidad. Tomar decisiones sin consultar a Dios es tu peor decisión .Por eso la importancia de ir con Dios antes de. Si sientes que has tomado pésimas decisiones, estás a tiempo de cambiar eso, no dejes que los temores, las voces o el ¿Qué hubiera pasado? Te paralicen, créele a Dios y obedece cuando dice ¡sí! y cuando dice ¡no! Él sabe el porqué de las cosas siempre, tenemos al precioso Espíritu Santo que es el que nos guía a toda verdad (Juan 14:26) Dios anima a los que siguen su camino y buscan hacer su voluntad.

¡Dios te bendice!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s