LA BURBUJA

Mi hermano pequeño siempre me ha parecido un ejemplo de humano, me agrada como piensa y lo que hace, pero sobretodo me asombra la estrecha relación que tiene con Dios y cómo siempre trata de fortalecerla. Una vez, hablando de Dios me dijo que si alguna vez me había sentido dentro de una especie de burbuja, en donde pasan cosas alrededor pero uno no se ve afectado por ellas de forma directa; y le dije que si, que siempre lo había pensado. No es que no nos importe lo que pasa en el mundo, o que seamos ajenos a ello; es sólo que el favor y la gracia de Dios nos hace enfocarnos en Él y en sus maravillosas promesas, y no lo que pasa alrededor.
Como el versículo que dice:

Aunque ande en valle de sombra de muerte, NO temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Salmos 23:4

Me di cuenta que me encanta estar en la burbuja, me encanta que el Espíritu Santo me susurre que todo estará bien aunque casi todo alrededor afirme lo contrario, que aunque pasen cosas que me traten de apachar, no debo dejar que las emociones del momento dominen, debo hacer que mi fé domine.

Después de meditar un poco más sobre la burbuja, pense en lo agradable que sería que personas cercanas a mí supieran lo que se siente estar y vivir en plena paz, lo que se siente estar dentro de una burbuja que es el amor de Dios, que nos protege y sana, que llena todo espacio vacío dentro de nosotros. Y me di cuenta que yo podía hacer algo al respecto, que Dios nos ha creado a todos con un sólo propósito, pero si no estamos lo suficientemente cerca de Dios, es más difícil escucharlo y es más difícil saber el propósito y a veces hasta más perdidos nos sentimos.

Hay un libro de Dante Gebel en donde dice que él quiere estar tan cerca de Dios que quiere hasta escuchar sus más profundos anhelos y deseos, y que de esa forma escuchó que Dios decía que alguien debía alcanzar a las personas, y hablarles del inmenso amor que les tiene Dios, y de cómo Jesús vino a salvarnos y a liberarnos al vencer la muerte.

¿Conoces a alguien que no sepa nada de Dios? ¿Sabes de alguien a quien le encantaría estar dentro de una burbuja? ¿Te has puesto a pensar que quizá tú seas la única persona que le hable de Dios en su vida?

Sé que a veces suena como una gran responsabilidad, pero como hijos de Dios a eso hemos venido, a hablar del gran amor de Dios, a que cada vez más personas estén dentro de la burbuja, a declarar que Jesús es el hijo  de Dios, el único camino y el único y eterno salvador.

Debemos ver hacia arriba, no a las cosas del mundo que nos distraen,  debemos de tratar siempre de tener una estrecha relación con Dios, para que cuando hable, podamos escucharlo claramente porque estamos cerca de Él, para cumplir sus propósitos.

Si pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Colosenses 3:1-2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s