¡Nos Casamos!

Resultado de imagen para meme de pikachu

Si! Luego de un año de noviazgo nos comprometimos y después de cuatro meses de pura fe y trabajo nos casamos. Y hoy aunque no tenemos todas las fotos de nuestro gran día queremos contarte el proceso por el que pasamos, con un propósito, aumentar tu fe y confianza en Dios.

En 2018 iniciamos con una buena temporada de trabajo y producción a tal punto que decidí comprar mi carro y unos meses después comprar el anillo. Todo iba muy bien, nos comprometimos y muy felices pusimos fecha para la boda. De pronto, luego de comprometernos todo empezó a cambiar, el trabajo no fluía como al principio, se agotaban los clientes y de pronto esa fuente de ingresos estaba muy escasa. Fue una temporada de “¿Señor que está pasando?” con una mezcla de “Confiamos en ti”. Es complicado resumir todo lo que vivimos y sentimos en el blog de hoy y esta vez no nos enfocaremos tanto en eso, sino en lo que Dios hizo.

Empezamos con nada material, incluso muchos nos aconsejaban cambiar de fecha por las circunstancias económicas, pero no quisimos ceder, no por orgullo sino por que sabíamos quien es nuestro Papá celestial. De pronto Dios empezó a mover el corazón de las personas que nos rodean, familia, amigos, conocidos, incluso clientes con los que no teníamos mucha relación y la provisión de Dios comenzó a fluir. Recibimos bendiciones de muchas maneras, electrodomésticos como la estufa y la lavadora, cosas para la casa (sin tener casa aún), nos regalaban efectivo que sirvió para ayudar con los pagos de comida, mi ropa y el vestido de Jireh. Un amigo nos regaló sus servicios notariales para la boda civil y otro amigo nos regaló las fotografías, que por cierto están muy bonitas. El maquillaje de Jireh también fue un regalo, sus zapatos, mis zapatos, el bouquet fue un regalo de otros amigos. Y así pasaron muchas cosas durante esos cuatro meses, incluso el último día, el sábado antes de la boda Dios nos sorprendió, nos faltaba comprar las donas para 230 invitados (si, ese fue nuestro pastel) y en la tarde un amigo nos contactó, nos alcanzó donde estábamos y nos regaló efectivo que exactamente nos sirvió para pagar eso y nos alcanzó para otro pago. Dios nos sorprendió cada día. Y no estamos hablando de que nos quedamos con los brazos abiertos hacia el cielo esperando a que la provisión cayera, sino que buscábamos trabajo al mismo tiempo, un proyecto nos bendijo mucho y nos ayudó a pagar ciertas cosas, nos movíamos, buscábamos ser buenos administradores y aunque en algunos momentos nos sentíamos tentados para dejar de creer no cedíamos, recordábamos palabra que Dios había puesto en nuestro corazón a través de versículos, prédicas, enseñanzas, momentos de ministración e intimidad con Dios, etc. Algunas veces el uno al otro nos aumentábamos la fe con amor, sabiduría y paciencia.

Todos nos preguntaban que a donde iríamos de Luna de Miel, y la verdad no sabíamos que responder, no teníamos idea que decir, porque aunque nuestro deseo era ir a un tour por Guatemala no contábamos con ese capital, todo lo que ingresaba iba destinado a la boda y para la recepción de nuestros invitados, así que, si era posible evadíamos el tema. Eso si, sin dejar que nuestra fe disminuyera. De pronto, alguien no muy cercano nos regaló la noche de bodas en un hotel muy bonito, mi mamá y su mejor amiga nos sorprendieron con dos noches en un hotel increíble en Atitlán, el cual habíamos visto cuando pensábamos en el tour, pero por el precio lo habíamos dejado a un ladito. Al final si pudimos disfrutar de ese lugar, luego añadimos una noche más en Xela (gracias a un poco de efectivo que nos regalaron el día de la boda) y fuimos a visitar a nuestros amigos de Somos Vida, por cierto Luis Quijivix nos hizo subir una montaña a las 7 de la mañana, casi morimos, pero lo perdonamos porque nos invitó a desayunar a un rico lugar. Estando en Xela unos amigos nos preguntaron que si extendíamos la Luna de Miel a Huehuetenango, donde residen ellos. Decidimos ir para allá, ellos nos recibieron con mucho cariño y mucha comida, nos llevaron a conocer varios lugares y fue una gran experiencia, casi todo patrocinado por ellos. De no tener Luna de Miel, Dios nos regaló una semana de tour por Guate.

Y si llegaste hasta aquí te queremos contar la mejor parte. Conocíamos a Dios en un cierto “nivel”, pero esta temporada nos enseñó algunas cosas:

  1. Aprendimos a confiar más en él. Aprendimos a esperar y a no confiar en el fruto de nuestro trabajo sino en quien nos provee el trabajo. Dice Proverbios 16.3 “Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán.”
  2. Comprendimos que una boda perfecta es la que tiene Su presencia en medio de ella.
  3. Que el afán y tu contexto o condición nunca van a limitar a Dios si en tu corazón como hijo(a) hay fe no serás avergonzado. Isaías 50.7: Por eso, no seré humillado, pues es Dios quien me ayuda. Por eso me mantengo firme como si fuera una roca, y sé que no seré avergonzado.
  4. Aprendimos a esperar pero también a no a quedarnos de brazos cruzados. “Proverbios 10.4 Pobre es el que trabaja con mano negligente, mas la mano de los diligentes enriquece.”
  5. Vimos a nuestros papás bendecirnos de muchas maneras y nos hizo recordar Mateo 7.11: “Pues si ustedes, aun siendo malos, saben cómo darles cosas buenas a sus hijos, imagínense cuánto más dispuesto estará su Padre celestial a darles lo que le pidan.” Y vimos como se hacía realidad en nosotros su paternidad, provisión y respaldo.
  6. Aprendimos a descansar en él. Éxodo 33.14 “Y El respondió: Mi presencia irá {contigo}, y yo te daré descanso.”

Hay tanto que contar pero por hoy se nos acaba el tiempo. Queremos resumirte todo en confía plenamente en el amor que Dios te tiene, esfuércense y sean valientes (en serio), su fe es su mejor capital, y lo más importante, su presencia es lo único que importa.

Les abrimos nuestro corazón y contamos nuestra historia, es tiempo de vivir la suya y escribir un nuevo testimonio de fe y poder. Se los dice la familia Pérez Zarceño desde su casa, la cual Dios proveyó y llenó, pero esa es historia para otro día.

Gracias por leernos, estamos para servirles en instagram o facebook como @amorsincasacas

Dios los bendiga. Att. Sam y Jireh Pérez Zarceño 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s