PERDONAR Y SER LIBRE

Mi mamá siempre nos ha dicho a mis hermanos y a mi que el perdón no sólo ayuda a la persona que nos ha hecho algún daño, más importante, nos libera a nosotros de cualquier atadura y rencor.

Recordé esto pensando en que últimamente me ha pasado que personas que yo consideraba mis amigos, resultaron no serlo, y personas en las que yo comenzaba a confiar de cierta forma, resultaron no actuar de la forma que yo esperaba de ellas.
No me di cuenta de inmediato que mi corazón no soltaba sus acciones, que me había dolido en serio todo lo que habían hecho, no dejaba de pensar que fueron varias personas a la vez y de cierta forma me sentí sola, pensando en que quizá todas las personas eran así.

Me di cuenta que había cierto rencor en mi corazón cuando pensaba en ellos y me di cuenta porque siempre hablaba de lo que habían hecho con personas a las que les tenía confianza, siempre lo mencionaba y lo repetía y mostraba mi decepción por ellos, me di cuenta que no los había perdonado.

Ore y le pedí a Dios sabiduría para actuar con madurez frente a estas personas y las perdone, porque uno no es quién para juzgar las acciones de otras personas y cuando lo hice me di cuenta que el bien fue para mí, porque Dios me llenó de paz y ya no hablaba de ellos, ya ni siquiera pensaba en lo que hicieron, ore más por ellos y cuando los veía ya no era incómodo, todos lo habíamos superado.

Yo sé que es difícil perdonar, nadie puede medir la magnitud de una acción, si te dolió, es suficiente para decir que importa, no pueden decir que algo es grande o pequeño, porque si duele, importa. Es entonces cuando debes pensar en lo que Dios quiere para ti. Dios no quiere que sufras por algo que ya pasó, quiere que perdones para que tú corazón sea completamente sanado y puedas seguir adelante.

Como nos dice en Mateo 18: 21-22
“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.”

Dios nos perdona siempre, aunque cometamos el mismo error varias veces, Dios siempre está dispuesto a darnos su amor y a que podamos acercarnos a Él, Dios siempre está dispuesto a perdonarnos si tenemos un corazón arrepentido, sea lo que sea que hayamos hecho, Dios siempre perdona, y nos da un borrón y cuenta nueva, y realmente me consta.

Si Dios, perfecto y sin errores, maravilloso y grande, perdona todos todos nuestros pecados y nos deja empezar de nuevo como si nada hubiera pasado, ¿quiénes somos nosotros para juzgar a otras personas y no perdonarlas?

Si alguien te hace daño de alguna forma, en vez de contárselo a todos y decirles lo mal que te sientes y lo mala persona que es quien te hizo daño, prueba orar primero, contárselo a tu padre y verás como Dios te sostiene con su mano poderosa y no te deja caer, y te da la fuerza y valentía para perdonar y te libera de todo rencor y toda atadura.
Lo mismo pasa cuando nos arrepentimos de algo, en vez de sentirte mal por días y pensar en eso una y otra vez, pensar en cómo le fallaste a Dios con lo mismo de nuevo, en vez de avergonzarte y apartarte de Dios, habla con Él, acércate a Él, y él te responderá y te perdonará, no porque seamos buenos sino porque Dios es perfecto, en su perfección e infinito y asombroso amor, Dios nos perdona y nos hace libres y mejores para poder agradarlo a Él.

Yo, Yo soy el que borro tus transgresiones por amor a Mí mismo, Y no recordaré tus pecados.
Isaías 43:25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s