¡Jesús!mi mejor regalo.

Antes que todo ¡FELIZ NAVIDAD! Espero estés pasando una buena velada, disfrutando de una rica cena en compañía de las personas que amas y te aman. Recibe un gran fuerte abrazo.

Hace unos días estaba pensando en lo rápido que llegó navidad, todo lo que había pasado en el año y lo cansado que fue, lo que hay que hacer en esta época. Así que me dije “Todo lo que quiero es dormir en la noche de navidad, que cansada estoy y que aburrido todo” pensando en eso el Espíritu Santo que siempre nos habla y nos corrige me preguntó: ¿Cuál es el verdadero motivo de la navidad para ti? Analizando eso me di cuenta que mi actitud era de un grinch amargado, sin realmente VALORAR por qué celebramos navidad. Si yo sé, que en estas fechas no sabemos a ciencia cierta si nació Jesús, pero como no vamos a recordar el hecho de que un día el hijo de Dios vino a la tierra en forma de un precioso bebé con el plan de redimirnos.

“¡Su Salvador acaba de nacer en Belén! ¡Es el Mesías, el Señor!Lo reconocerán porque está durmiendo en un pesebre, envuelto en pañales.»De pronto, muchos ángeles aparecieron en el cielo y alababan a Dios cantando:«¡Gloria a Dios en el cielo, y paz en la tierra para todos los que Dios ama!” Lucas 2:11-14

 Tristemente en la actualidad muchos olvidan el ¿por qué? De la navidad. Diciembre es un mes lleno de luces de fiestas de regalos y de abrazos, donde nos ponemos la mejor ropa y manifestamos amor a nuestros seres queridos, pero detrás de toda esta celebración se encierra la llave más poderosa de redención de la humanidad un propósito divino, el cumplimiento de la palabra profética.

“Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo;la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres:Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” Isaías 9:6

 Uno de los pasajes que conocemos de memoria es Juan 3: 16-17 “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 

Dios nos amó y nos ama tanto que nos dio lo más preciado para Él. Jesús con toda su majestuosidad y grandeza vino al mundo, no para condenarnos, sino para salvarnos y darnos una mejor vida, piensa por un momento. ¿Cómo sería tu vida, si Jesús no estuviera en ella? La respuesta a esto es la razón por la cual debemos estar agradecidos y contentos por esta noche.

Así que hoy más que nunca recordemos que el propósito de la navidad es reconocer a Jesús como el único camino para llegar al Padre, es reconocer que a través de la cruz del Calvario recibimos el perdón de pecados. La llave que abre la puerta de la bendición es Cristo, el mejor regalo que le puedes dar a Jesús es agradecerle con todo nuestro corazón. En medio de todo lo que podamos estar haciendo, tomemos un tiempo para ¡Decir Gracias Jesús por venir a la tierra, nacer en mi vida y cambiarla para siempre!

¡Dios te bendice!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s