“La frustración”

Hoy quiero hablarles de un tema que no es el más lindo pero sé que a todos alguna vez nos pasó eso de sentirnos frustrados por algo.

Creo que hay veces en las que uno hace cosas ya sea de trabajo, ministerios, facultad u otras cosas. Nos esmeramos y esforzamos tanto en hacerlo bien poniendo todas nuestras fuerzas y expectativas, pero para nuestra sorpresa no sale como esperábamos, de hecho sale mal y por más que lo seguimos intentando nos sigue saliendo mal no entendemos por qué y automáticamente nos frustramos nos ponemos tristes porque nada sale como queríamos o no recibimos el resultado que esperábamos. Es horrible sentirse así. De repente nos sentimos cansados, sin fuerzas por haberlo intentado todo tanto sin recibir el resultado esperado y por último nos frustramos tanto que dejamos de intentarlo.

Lo que pasa es que la condición en la que estas es reversible y tiene solución. Así como la palabra que Jesús le dice al hombre enfermo:

Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día. (S.Juan 5:5‭-‬9 RVR).

¡Levantate y anda! Salí de tu lugar de fracaso y volvé a intentarlo que el más grande de todos está con vos y es Dios, Él te va a ayudar a salir victorioso.
Toda esa situación es como un círculo vicioso de frustración , fracaso, desánimo, desaliento un círculo del que tenes que salir y del cual hay una salida.

La frustración es lo que te va matando los sueños, las ganas de vivir y todo eso es como la planta que no se regó con el agua por falta de lluvia. Pero tenemos que dejar que Dios siga regando nuestros sueños y nuestra ganas de vivir. No encerrados en nosotros mismos hay que salir y volver a intentarlo pedirle fortaleza a Dios y acudir a Él cuando nos sentimos así. No sientas lástima por vos mismo porque Dios cree que vos podes porque Él está a tu lado y te va ayudar a vencer. Lo que pasa es que a veces nos olvidamos de esas y Dios tiene que recordarnoslas constantemente.

Ánimo, arriba y fuerza que vos podes con todo. Acudí al refugio de nuestro papá cuando te sientas sólo o desamparado que no hay nadie mejor y te da su brazos de amor para abrazarte cuando te sientas triste. Su amor es mayor que cualquier adversidad o situación con Dios todo lo podemos. Te dejo algunos versículos para animarte:

Filipenses 4:13 (RVR)

13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Salmos 27: 1, 3 y 5 (RVR)

    1 Jehová es mi luz y mi salvación;       ¿de quién temeré?
    Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

Aunque un ejército acampe contra mí,
No temerá mi corazón;
Aunque contra mí se levante guerra,
Yo estaré confiado.

Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal;
Me ocultará en lo reservado de su morada;
Sobre una roca me pondrá en alto.

Deuteronomio 31:8 RVR

Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides.

Y hay un millón de versículos más por eso busca el aliento en su palabra y en su presencia que es el mejor consuelo que podes necesitar.

Que Dios te bendiga, te fortalezca y te acompañe!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s