Sala de Espera

“Y atienden a uno y después al otro y al otro y tal parece que a nosotros nunca nos van a atender” ¡Sí! este pensamiento he tenido en algunas temporadas a lo largo de mi vida, es como si Dios atendiera a todos los demás menos a mí  y tuviera un letrero que dice en modo “ESPERA”.

Originalmente iba a escribirles acerca de otro tema, pero hace unos días fui al banco y había una gran fila, así que pensé –tengo que esperar ni modo– mientras estaba formada y esperaba mi turno vi muchas reacciones en los que estaban formados. Había unos con cara de pocos amigos, otros aburridos, otros de mal humor y otros de un muy buen ánimo que sonreían conmigo. En eso comencé a preguntarme: ¿Qué estoy esperando?  ¿Con que actitud estoy esperando? y será que ¿Valga la pena tanta espera? la paciencia nos prepara para algo o alguien.

Santiago escribió:  Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia, y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que seáis perfectos, y completos, sin que os falte nada” 1:3-4 (LBLA)

Yo creo que la actitud correcta al enfrentarnos al tiempo de espera es vivir gozosos, lo cual no es una reacción emocional, sino sabiduría al ver las circunstancias desde la perspectiva de Dios, es un medio para el crecimiento moral y espiritual. No nos gozamos de las circunstancias como tales, sino en sus posibles frutos. Cuando nos sometemos al tiempo de espera, esto equivale a comprobar lo genuino de algo. Sirve como una disciplina para filtrar la fe de sus impurezas, desechando lo que es falso. Nuestra paciencia no debe ser resignación pasiva ante la espera, sino firmeza y valor que nos ayudan a resistir con valentía.

Solo pensemos en Abraham Él espero 25 años por la promesa de un hijo (Génesis 12:1-4,21:1-5) ¡Woooow! espero mi edad actual. Imagino que seguro pasó tiempos como nosotros a veces, donde no veía nada de lo que Dios había prometido, pero llegó Isaac.

Buscando en el diccionario encontré estos cincos significados de –ESPERAR-

  1.  Creer o saber que algo sucederá.
  2. Permanecer en un lugar al que se cree o se sabe que ha de llegar una persona o ha de ocurrir una cosa.
  3.  Tener esperanza de conseguir lo que se desea.
  4.  Expresa que lo que se espera ha de cumplirse muy tarde.
  5.  Depositar la confianza en algún suceso.

Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca”
Lamentaciones 3:25

A los seres humanos por naturaleza no nos gusta esperar, queremos todo rápido. Así que en ese intermedio que pasamos pueden pasar dos cosas-Seguimos esperando o buscamos ayudarle a Dios” y aquí volvamos a mencionar en Abraham cuando se metió en ese lapso de espera con su sierva Agar (Génesis 16:1). En este momento hay muchas personas que me preguntan respecto a ciertos temas ¿Qué cuando me voy a casar? ¿Qué cuando tengo hijos? ¿Qué porque trabajo en esto? ¿Qué porque estudié tal cosa? ¿Qué porque mejor no hago tal cosa? y ¡blablablá! la sociedad, iglesia o aún nuestras familias en cierto punto ejercen presión sobre nosotros para que hagamos al tiempo que “es correcto” para ellos ciertas cosas. Sin embargo yo vivo con la convicción de que Dios tiene nuestros tiempos correctos, creo en sus promesas y lo que su Palabra me dice Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo” Eclesiastés 3:1. Así que no tomes decisiones a destiempo ¡Por favor! no lo hagas a lo largo traen consecuencias. Espera en el Señor porque lo que Él te ha prometido lo va a cumplir,espera por la respuesta a esa petición de tu corazón.

Finalmente en nuestra sala de espera, preparémonos  un buen café y disfrutemos de este tiempo. Aprovechemos este intermedio para crecer en todos los sentidos posibles, enamorémonos más de Dios, sirvamos a los demás, amemos el proceso de esperar por todo aquello que vale la pena. Peleemos la buena batalla de la fe y prosigamos adelante sin detenernos. Vamos a hacer lo que Dios quiere que hagamos y a esperar por –TODO- lo bueno que tiene para nosotros ¡Sin importar lo que tarde!

“Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa” Hebreos 10:36

Recuerda siempre ¡Lo mejor de Dios para nosotros aún está por venir!

“Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió”Hebreos 10:23

 ¡Dios te bendice!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s