Poniéndose en la brecha.

Bueno antes que nada quiero comentar un poco del porque este post y al fin que quiero llegar. Déjame decirte que en este cambio de congregación que he tenido hace unos meses, ha sido de mucha bendición y de mucho aprendizaje, y parte de ese aprendizaje es que me he vuelto en un guerrero intercesor y me encanta ser parte de un grupo realmente poderoso de mi congregación, porque es dar tu vida por alguien más en el sentido no físico sino espiritual, porque ya alguien vino y dio su vida por nosotros de esa forma. En este ministerio te das cuenta de qué realmente estás hecho, porque es de estar al frente día a día. No existen vacaciones y tiempo para decir hoy sí y mañana no, si te das cuenta el enemigo está 24/7 y la palabra bien dice que él no descansa sino que anda como león rugiente viendo a quien devorar eso lo encontramos en 1 Pedro 5:8, entonces no podemos quedarnos de brazos cruzados cuando él ataca a nuestra congregación, los ministerios e incluso nuestro propio hogar, y ustedes me pueden decir: “pero si Dios cuida de nosotros porque tendría que estar atento”, porque Dios es un Dios justo y como tal, Él anhela de todo corazón que nosotros podamos dar nuestra parte en esta batalla de la fe, porque no tendría chiste que Él haga todo el trabajo por nosotros cuando nosotros ni si quiera estamos dispuestos a dar la pequeña milla extra.

Un escudero o alguien que se pone en la brecha es una persona que está al servicio de los demás, alguien que busca sumar al reino de Dios y no restar, es alguien que camina en obediencia y sujeción a la autoridad que Dios ha establecido en el área donde el Señor lo ha llamado a dar fruto y crecer, y no solamente me refiero al trabajo que desempeñamos en nuestra iglesia, sino también en nuestra universidad o el mismo trabajo en el que nos encontramos, porque todo aquello a lo que Dios nos ha llamado es para desarrollarlo de forma integral, no se trata de solo el área espiritual o el material, es la plenitud de ambos.

En la biblia encontramos a distintos escuderos y en cada uno se encuentra una revelación poderosa, pero hoy quiero enfocarme en uno que todos conocemos y nos familiarizamos con él, y este es David que estuvo al lado de Saúl a pesar de todos los roces y diferencias que tenían. La manera en que se conocen es algo extraña porque a él lo perturbaba un espíritu, como a muchos que nos rodean, no puedes dejar de lado lo que se mueve en el mundo espiritual, no puedes andar escéptico por ahí haciendo de cuenta que la gente actúa de la forma en que actúa porque así es su forma de ser o el trajín del día los tiene de mal humor, la mayoría de veces hay algo en su espíritu que los atormenta, como le sucedía al rey Saúl.

La historia en 1 Samuel 16 vemos como Samuel unge a un pequeño muchacho para una función específica y era volverse un pionero del Reino de Dios, pero primeramente para llegar a su punto máximo tenía que servir al que se encontraba por cabeza en ese momento, como escuderos del Reino tenemos que caminar con una unción que es dada por Dios y seguidamente entender que somos adoradores y un verdadero adorador no es el que canta bonito o pertenece al ministerio de alabanza es aquel que está al servicio de los demás, aun cuando ellos no se lo merezcan.

Necesitamos ponernos en la brecha, levantemos nuestro escudo como guerreros de Dios, oremos e intercedamos con todas nuestras fuerzas, hagámoslo como si nuestra vida dependiera de ello, no dejemos que el enemigo siga ganando terreno gracias a nuestra comodidad y poca diligencia, no sé qué problemas estén afectando a tu familia, ministerio o trabajo, pero recuerda que Dios te ha dotado de herramientas sobrenaturales que pueden cambiar la atmosfera que te rodea, es tiempo de pasar de lo sobrenatural a la gloria de Dios, el lugar donde automáticamente todo sucede bajo una unción fresca y realmente poderosa. Cierra las puertas por las cuales el enemigo entra y te ataca, sirve 24/7 al punto de que puedas ver un avivamiento y un rompimiento en lo que has clamado y te has puesto en la brecha, no busques tu propia gloria o tu promoción, enfócate en que los demás alcancen la bendición y la misericordia de Dios, con eso no te digo que no veras tus sueños cumplidos, al contrario veras como tus sueños se vuelven una realidad sin buscarlo, los negocios de Dios son primero, la gente que te rodea es primero, tu recompensa no es dada por el hombre, es dada por el que mejor paga y ese es el Rey de Reyes y Señor de Señores.

Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas.

Mateo 10:16

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Efesios 6:12

Espero que este tema sea de gran edificación para tu vida, sé que hay cosas que hay que profundizar y sería bueno que te tomes un tiempo para leer el libro de Terry Nance llamado “El Escudero De Dios” lo puedes encontrar en PDF, y así podrás entender que has sido ungido para estar al frente de las filas de Dios y puedas ya no ser parte de la banca, de los que solo observan como sucede todo, sino que tomes un rol completamente diferente en esto y seas parte de, has que las cosas sucedan y no solo veas como suceden. Me despido de ti deseando que el Espíritu Santo te guie a toda verdad y te convenza a caminar por los senderos que Dios ha preparado para ti.

Un comentario sobre "Poniéndose en la brecha."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s