LOS NUESTROS

¿Alguna vez has pensado en lo mucho que ha pasado desde que hablaste con los que eran tus mejores amigos hace años? ¿Te has puesto a pensar en que a veces simplemente dejas de hablar con personas que consideraste, nunca ibas a perder?

Tengo una amiga a la que siempre le impactó la idea de perder de cierta forma a las personas, tanto que vivía con el pensamiento de que en algún punto en su vida se encontró y conectó con una persona por alguna razón pero que no podía evitar que a veces simplemente las relaciones entre las personas no duran para siempre; que esa conexión se puede perder y no entendía el por qué de eso, no entendía por qué algunas personas vienen y van de nuestra vida.

He aprendido últimamente que es por una razón especial que conocemos a las personas que conocemos, es por un motivo específico que naciéramos en la familia en que nacimos, fuéramos al colegio a donde fuimos, ingresáramos a los clubes y equipos deportivos en donde lo hicimos, etc. A lo largo de nuestras vidas conocemos a muchísima gente, y si vives en una ciudad pequeña como yo, me imagino que no puedes salir a ningún lugar sin encontrarte a alguien que conoces o que al menos hayas visto antes; pero todo tiene una razón.

Dios nos pone en la vida de las personas por algún motivo, que es el de darles luz, como dice la palabra de Dios en Mateo 5:4 “Vosotros sois la luz del mundo.” Que seamos la luz de Dios entre ellos; pero debemos comprender también que a veces las personas no traen buenas cosas a nuestras vidas, y que lo que Dios nos quiere enseñar por medio de ellas es de dejar ir de nuestras vidas a personas que no nos traen un bien.

Dios nos pone en la vida de las personas por algún motivo, que es el de darles luz,

Mi hermana me contó que una vez leyó un artículo que trataba sobre cómo las personas nos convertimos en el promedio de nuestro círculo social, es decir que si en tu grupo social más cercano existe alguien que es característico por ser, por ejemplo: generoso, pero también hay alguien que es lo contrario a generoso, lo más probable es que tú seas el promedio de ellos dos, ni el más generoso ni el menos, simplemente un poco generoso; y no sólo ocurre con una cualidad como el de ser generoso, también ocurre con cosas como: el más inteligente, el más chismoso, el más trabajador, etc. ¿Puedes imaginar cuán importante es buscar un grupo social bueno? Yo pensando en eso me imaginé estando en el mejor grupo social: los mejores servidores de Dios, los más trabajadores, los más inteligentes, etc. Para que yo pueda ser un promedio de todos ellos. Es por eso que debemos tratar de ser los mejores y así incluso balancear un grupo social.

Tengamos en cuenta siempre que podemos aprender algo de las personas, sea quien sea, siempre podemos aprender algo de ellas; pero también pensemos en lo mucho que podemos influir en las personas, pensemos siempre en el propósito de Dios para todos, hablemos siempre del gran amor de Dios para todos sus hijos, porque recuerda que la palabra nunca regresa vacía, pensemos en siempre crear buenos promedios en la sociedad y en todos los grupos sociales en los que estemos porque Dios tiene un plan precioso y perfecto para cada uno de nosotros y entre más cercanos estemos a Dios, más claro vamos a poder ir viendo ese hermoso plan.

¿Puedes imaginar cuán importante es buscar un grupo social bueno?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s