“Soltar a quien nos daña”

Los seres humanos tenemos la tendencia a aferrarnos a las personas. Ya sean amigos, parientes o la pareja. Y muchas veces esas personas nos lastiman o traicionan y Dios quiere que nos alejemos de ellas para así poder obrar individualmente tanto con nosotros como con ellos.

Esto ocurre cuando esas personas se alejan de Dios y eligen otro camino. Comienzan a hacer cosas que no estan bien y por lo tanto nos afecta emocionalmente estar al lado de esas personas. Nos hiere estar con ellos y provoca heridas.

Por experiencia propia sé que lo que más nos cuesta y duele es soltar a aquellas personas que nos lastiman o nos dañan por el simple hecho de que las amamos y tenemos la esperanza de que cambien. Y quizás sea así, pero eso no  pasará si no las soltamos. No esperes que cambien porque se los digas, no esperes a que te sigan haciendo daño. Si Dios específicamente te pidió que te alejarás un tiempo, que oraras por ellos y que los dejarás en manos de Dios. ¿Por qué seguir insistiendo? Sé que es duro y difícil más cuando se trata de una relación afectiva tan cercano y un vínculo tan fuerte. Pero soltalas te vas a sentir mejor con el tiempo y con un peso menos porque se las entregaste a Dios.

Sí, va a doler pero de seguro va a ser mejor. Porque Dios se va a encargar. Uno como ser humano quiere en sus fuerzas lograr las cosas poniéndose en medio pero eso sólo impide el obrar de Dios. Dejalo obrar en sus vidas y seguí adelante. Soltá a quien te hace mal, Dios se va a encargar de ellos.

Y si te lastimaron, perdonalas, sé que cuesta perdonarlas. Bendeci sus vidas y como dije antes ora por ellos.

Como decía Pablo en Filipenses 3:13-14 (RVR): “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,

prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.

Eclesiastes 3:1 (RVR):

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”.

Dios sabe que no somos perfectos por eso todos los días nos da una nueva oportunidad, tiene misericordia de nosotros. Practiquemosla también, pero primero sanemos esos heridas con su ayuda, pasemos tiempo en su presencia. Que su amor nos restaure, nos limpie y nos complete. Nunca dejes de hacer el bien por mas lastimado/a que estes. Dios es un Dios de amor y quiere siempre como buen padre que seamos felices y quiere lo mejor para nosotros porque somos sus hijos y nos ama. Así que sacudite el polvo y dale para adelante, no mires atrás, avanza. No te quedes en lo que pasó o lo que pudo haber pasado tenes un futuro hermoso un propósito para el cual Dios te creó. Tenes una familia que te ama, amigos que te apoyan, rodeate de esas personas que te hacen bien, que te edifican y que te hacen ser una mejor persona cada día. Al resto, al que no suma o no te edifica dejalo a un lado. Así que por favor te pido, disfruta la vida linda que Dios te dio, sé feliz, amate, valorate, respetate. Aprovecha todo lo que más puedas y no pienses más en el pasado y a las personas que en él quedaron, solta el pasado y mira hacia adelante como hizo Pablo. Dios te ama, no quiere verte sufrir, le duele cuando sufrimos. Refugiate en él y buscalo que es la fuente de vida.

Dios te bendiga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s