Queremos gloria, pero ni siquiera estamos dispuestos a pagar el precio.

Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo. Él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos. Él les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre. Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos.

S. Mateo 20:20‭-‬24 RVR1960

Definitivamente para ver la gloria de Dios en nuestras vidas debemos de pagar un precio, no con eso estoy diciendo que es algo que se compra con dinero y que de la noche a la mañana se consigue, porque no es así, es algo que con fe y paciencia se logra. Vean como es que inicia este pasaje de Mateo, ya que comienza con la petición directa de una madre que había sido convencida por sus dos hijos a pedir la porción más grande del pastel, pero Jesús en su infinita sabiduría les hace una pregunta la cual es la base de este gran pasaje bíblico, ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? y estos muchachos sin tanta vuelta y pensarlo dijeron Sí, creyendo ellos que Jesús les diría sin rodeos: ya tienen sus tronos así como los pidió su madre, pero les responde que eso no le compete a Él sino a su Padre, ¿se imaginan el rostro de esos muchachos? Fijo, se quedaron con un rostro de ganas y media emoción, lo cual muchas veces nos pasa a nosotros, ya que nos enfocamos más en la gloria que el precio que hay que pagar, y por eso nos entra la desmotivación y el desgano, porque las cosas no salen como queremos, porque nuestra condicionante es equivocada.

Un ejemplo claro es la situación de la Unción, todos la queremos pero pocos la cultivamos, porque cristianos buenos hay muchos, pero cristianos con unción ¿Cuántos realmente hay? No me respondan, solo piensen en eso, queremos hacer milagros y cosas sobrenaturales y apenas si queremos orar y si lo hacemos, lo hacemos 10 minutos, y la cosa no es así; yo quiero ser como Pedro que con su sola sombra sanaba a los enfermos, pero no vivo una relación íntima con el Espíritu Santo, ¡ah! Pero el guapo quiere ser como él, ¡quiero revelación hermano!, pero ni un versículo de la biblia leo y estudio en todo el día.

Seamos conscientes y examinemos nuestras vidas, no vivamos de fantacias; sino que paguemos el precio como es, y aunque usted no lo crea hoy en día ese es el tema de todo cristiano, anhelan caminar en un avivamiento pero ni buscan clamar y orar como en el Pentecostés, es un buen tiempo para meditar en esta palabra y buscar más allá de un trono, porque al final Dios como Padre sabe dar lo mejor a sus hijos, pero primero lo primero, y todo lo demás será por añadidura.

Oremos, clamemos, intercedamos, vivamos un relación íntima con el Espíritu Santo, congregemonos, etc, y así veremos la verdadera gloria de Dios, no solamente reflejada en nosotros sino que en todo lugar en el que nos movamos.

Cualquier duda o comentario házmelo saber comentando mi post en confianza, ya que nos interesa saber qué piensas o qué opinión tienes sobre nuestros temas, Dios te bendice y no dejes de compartir está buena nueva con alguien más que lo necesite, un abrazo y que lo disfrutes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s