Es mejor impactar que impresionar.

Un día, Jesús estaba a la orilla del lago de Genesaret y la gente lo apretujaba para oír el mensaje de Dios. Entonces vio dos barcas que estaban en la playa. Los pescadores las habían dejado allí mientras lavaban sus redes. Él subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que la alejara un poco de la orilla. Luego se sentó y desde la barca le enseñaba a la gente. Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón:

—Lleva la barca adonde el agua está más profunda y allí echa tus redes para pescar. Simón le respondió:

—Maestro, toda la noche hemos trabajado sin descanso y no hemos pescado nada. Pero, puesto que tú me lo mandas, voy a echar las redes.

Ellos hicieron lo que Él les dijo, y recogieron tantos peces que las redes se les rompían. Entonces hicieron señas a sus compañeros de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Ellos fueron, y llenaron tanto las dos barcas que se empezaron a hundir. Cuando Simón Pedro vio esto, cayó de rodillas ante Jesús y le dijo:

—¡Apártate de mí, Señor, porque soy un pecador!

Él y sus demás compañeros estaban asombrados por la gran pesca que habían hecho. También estaban asombrados Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, socio de Simón. Jesús le dijo a Simón:

—No tengas miedo, de ahora en adelante serás pescador de seres humanos.

Entonces llevaron las barcas a tierra, lo dejaron todo y siguieron a Jesús.

Lucas 5:1‭-‬11 NBD

Hace unas semanas tuve la oportunidad de escuchar a mi pastor compartir este mensaje en una reunión de miércoles y me llamó mucho la atención algunas cosas que él enfatizó, explicó una hermosa verdad bíblica, la cual quiero compartirte, y sé que de la misma manera en que esto impacto mi vida lo hará en la tuya.

Podemos observar que en este pasaje Lucas da lujo de detalles respecto a la conversión de los primeros seguidores de Jesús, y de cómo ellos fueron impactados y no impresionados como a muchos nos suele pasar. La historia dice que Jesús tenía a miles de fans que lo apretaban y le pedían autógrafos, y de pronto ve una barca a la cual Él sube y sigue enseñando desde ahí y sus seguidores lo admiraban y estaban impresionados por la forma en que les hablaba, e incluso los de la barca estaban impresionados que lo reconocieran por su nombre de famoso el cual es «Maestro» y de pronto ve a estos pescadores fatigados y estresados porque no pescaron nada durante toda la noche y entonces ellos como buenos seguidores al oír que Él les habla y están en la zona VIP hacen lo que les dice sin pensarlo dos veces, imaginen, se los está pidiendo alguien que es admirado por la gente, espero que ustedes no sean de esos que hacen cualquier locura por alguien que admiran (…) jajaja! Volviendo al tema, ellos echan sus redes y ¡boom! Habían peces para unas 50 semanas santas, y al instante vemos a Pedro totalmente impactado por lo sobrenatural sucedido en un abrir y cerrar de ojos que se arrepiente al instante.

Quiero que veamos algo, ¿Qué fue lo que llevo a Pedro al arrepentimiento? ¿Lo bonito que hablaba Jesús? ¿La marca de túnicas que usaba? ¿El cuerpazo de revista que tenía? ¡No! Claro, no quiero que vayamos a tomar por el lado negativo esto o dando una mala interpretación, sé que Jesús era Jesús y su forma de enseñar era increíble, aclaro que no estoy menospreciando nada, pero el punto es el siguiente: si caminamos en lo sobrenatural no solamente vamos a impresionar, sino que vamos a impactar y es algo que debemos anhelar, porque cuando se impacta el alcance es mayor y nada vuelve a ser igual que cuando impresionamos, y podemos notar que no solo Pedro se arrepiente; sino que vemos a los demás haciendo lo mismo y lo impactante es que no solo se arrepienten sino al instante se vuelven seguidores de Jesús ¡Wow! Algo debe activarse hoy en tí a través de esta verdad ¡En serio!

Es tiempo de que la gente nos conozca por lo que realmente somos, porque para impresionar hay muchas cosas hoy en día, pero cosas que impacten, realmente muy pocas, tampoco es para que no quieras vestirte bien o hablar bonito, sino que esto es un reto para todos nosotros, anhelemos un avivamiento sobrenatural en nuestras vidas, recuerden ese gran avivamiento que hubo el día del Pentecostés, ¿cuántos impactados hubieron? ¿Dos, tres, cinco personas? ¿Así que, estás dispuesto para ir al siguiente nivel? Porque naciste para impactar y no solamente impresionar.

Deja tu comentario al final de este devocional y comenta algo sobrenatural que haya impactado tu vida para leerlo nosotros también y ver el mover de Dios en otras vidas y lugares. Un abrazo y que Dios siga perfeccionando la obra que empezó en tí, muchas bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s