“La vida con Dios tiene sentido”

La vida tiene sentido cuando Dios le da dirección y propósito. Sin eso la vida parece que no tiene sentido, vivís cada día como si fuese otro día más, sin capacidad de disfrutar de las cosas hermosas que tiene la vida como la familia, el amor, la alegría, la amistad, etc.
Es como si la angustia se hubiera apoderado de vos junto con el enojo y otros sentimientos y de esa manera no podes verle el lado positivo a la vida. Es como si nada tuviera sentido y no supieras como “darle la vuelta”. Hasta que llega Dios y te revela el propósito para el que fuiste creado y llega con su luz, su amor, su consuelo, su paz y todo lo que Él es. De pronto todo tiene sentido cuando lo miras a Él, como si fuese un espejo y nos mostrase el estado actual en que nos encontramos y de esa manera poder cambiar lo que somos.
Como dice:

“Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido”. 1 Corintios 13:12 (RVR1960)

El mundo nos habla de que para conocernos a nosotros mismos, debemos mirarnos a nosotros con una visión completamente egocéntrica, es decir, que todo gire en torno a nosotros. Pero la visión de Dios es más bien teocéntrica, todo el universo girando en torno a Él; Entonces si fijamos nuestra mirada en Dios seguro vamos a encontrar las respuestas a nuestras preguntas a su debido tiempo, el tiempo de Dios y no el nuestro.

No se trata de nosotros, se trata de Dios así que dejemos de mirarnos a nosotros mismos y enfoquemosnos en Él, que sea el centro de nuestra vida.

Tenemos que disfrutar de la vida que Dios nos da, cada cosa, cada día. El hecho de estar vivos y con salud, como diría mi abuela. Dejemos de quejarnos de lo que nos falta cuando somos afortundados de tener una familia, alimentos, una casa con las comodidades que necesita, una familia. No digo que este mal desear más; aunque depende de qué sea, si es una carrera y queremos mejorar, esta bien si queremos mejorar aspectos de nuestra vida esta bien, etc. Pero no vivamos quejándonos de las cosas que Dios nos da porque así nunca estaremos agradecidos y conformes.

Seamos felices, gocemonos en Dios y disfrutemos del regalo de la vida. Disfrutemos del amor de nuestra familia y amigos. ¿Habrán momentos difíciles? si, ¿días malos? si, pero lo importante es la actitud que tomamos frente a ellos. Si oramos y agradecemos o si nos quejamos y no hacemos nada. Veamos con los ojos de Dios, no con los nuestros. Como dice Colosenses 3:1-2

Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

Dios es la respuesta a todo. Busquemos la fuente de vida y llenemosnos de su presencia. Dios es todo. Deleitemosnos en Él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s