“Un vacío que no se puede llenar.”

Hay un juego que me gusta mucho hacer con el grupo de adolescentes. La última vez que hicimos un rally puse una estación donde los participantes se ponían sentados y en fila. Tenían que pasar de un lado a otro un recipiente de agua encima de su cabeza, con el fin de llenar el bote que estaba al otro lado vacío. La dificultad estaba en que el recipiente que llevaba el agua estaba lleno de hoyos. Era divertido porque terminaban muy mojados. Lo curioso es que por más que intentaban no podían llenar el recipiente vacío. Si lo hacían rápido, más se mojaban.

¿No te pasa que muchas veces vamos por la vida tratando de llenar espacios de nuestra vida con cosas, personas, acciones y/o vicios? Tratamos de llenar ese vacío entreteniéndonos, haciendo esto y lo otro pero por más que intentemos no llenamos ese vacío. Pareciera que ese vacío nunca se puede llenar. Estamos con alguien por el simple hecho de sentirnos queridos y acompañados, queremos a alguien porque necesitamos que nos dé amor. De alguna manera deseamos que esa persona llene nuestra vida. Otras veces estamos con vicios o hábitos que hacen que nuestra vida se sienta llena y satisfecha por un momento pero al final del día, el vacío no se puede llenar.

Lo más terrible del caso es que te puedes acostumbrar a ese vacío y te acomodas de una manera impresionante y le mientes a tu vida, diciendo: “Todo está bien, me siento satisfecho, me siento lleno, me siento tranquilo y me siento feliz, ¡no necesito nada en este momento!” ¡Ya te acostumbraste a ese vacío! pero cuando estas solo, cuando te sientes vacío una vez más, vas y tratas de llenarlo con cosas que lo intentan momentáneamente pero nunca llenan tu vida por completo. Siempre está ese vacío, siempre te sientes triste. Ya te acostumbraste a estar solo pero con personas alrededor.

Hace unos días fui a correr con un amigo de la facultad y cuando veníamos de regreso nos pusimos a platicar de muchos temas pero hubo uno en específico que me pareció interesante. Mi amigo me preguntaba acerca de las razas y las tribus, cómo se formaron y cómo se dispersaron. Yo trate de explicarle un poco pero llegamos a notar algo curioso de todas las tribus, de todos los pueblos y lo que la historia nos enseña es la necesidad del ser humano de tener una deidad. Muchos pueblos adoraban al sol, a la luna, las estrellas, al viento y la tierra. La lista es larga pero es realmente interesante ver que el hombre desde siempre ha tenido la necesidad de llenar un vacío y ha tratado de llenarlo con toda clase de cosas. Hoy solo hemos cambiado de dioses pero la necesidad sigue siendo la misma.

El pueblo de Dios, Israel es un claro ejemplo. Dios les tomo desde Egipto. Ellos vieron los milagros y las señales. Fueron testigos de primera fila cuando Dios decidió abrir el mar rojo. Todos los días miraban cómo el maná descendía del cielo y cómo es que una nube los cubría de día y una columna de fuego lo hacía de noche. A pesar de todo eso, a pesar de “conocer” a Dios ellos no habían logrado llenar ese vacío que tenían. Moisés se va un largo tiempo a platicar con Dios pero su regreso fue más largo de lo habitual y el pueblo de Dios decidió llenar ese vacío con un becerro de oro.

A veces me pregunto; ¿Cómo es que un pueblo que vio tantos milagros poderosos y sobrenaturales haya remplazado a Dios tan rápido?

Y aunque no queremos aceptarlo, nuestro parecido con el pueblo de Israel es bastante. Diría yo que la semejanza es clara. Hemos visto los milagros de Dios en nuestra vida, hemos visto cómo es que Dios obra en nuestra vida con milagros y señales pero no permitimos que Dios llene nuestra vida por completo. Un día se lo permitimos, pero nos olvidamos rápidamente de Él  y empezamos a sustituirlo con toda clase de distracciones temporales. Hacemos nuestros propios becerros de oro.

Y hoy quiero hablarte a ti, a ti que conoces a Dios, que has sentido su amor, que te has llenado de una manera sobrenatural. Has derramado tu corazón en su presencia, has sentido como su amor te inunda, has llegado a experimentar su gloria de una manera indescriptible pero por alguna razón te alejaste, por alguna razón decidiste olvidar y te acostumbraste a ello. Comenzaste a decirte a ti mismo que todo está bien, que no tienes necesidad, que hoy por hoy te sientes completo pero has creado tus becerros de oro, has hecho dioses y piensas que por un momento te llenan por completo pero al final te sientes más vacío que nadie. Tú que conoces a Dios, que has visto sus milagros, ¿por qué buscas llenar tus vacíos en cosas, en lugares o con personas que nunca llenarán tu vida como Dios lo ha hecho?

“Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. Le dijeron: Señor, danos siempre este pan. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás”. San Juan 6:33-35.

Hay una frase que siempre me ha gustado y es: “No busques en otro lado lo que sabes bien que solo Dios puede darte”

Come el pan que Dios te da, sáciate del agua viva y nunca más tengas sed pero nunca te olvides de hacerlo. Nunca te olvides de regresar a la fuente. Dios te quiere llenar. Nuestra vida fue diseñada para tener una relación íntima con Dios, por eso es que hay tantas civilizaciones buscándolo y tú que sabes dónde está, ¿No lo buscas? Ve y busca a Dios. Enciérrate en tu cuarto o en tu lugar favorito y no te vayas hasta que Dios te haya llenado. No te vayas hasta que sientas su amor. Su amor que lo llena todo y cuando tú copa este rebosando compártelo. No te quedes con lo que Dios te ha dado. No cierres tu boca, no cierres tus manos. Da el amor que Dios te ha dado. ¡Él ya te está llenando!

Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. San Juan 4:13-14.

Solo Él puede llenar tu vacío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s