¿CÓMO ES QUE DIOS NOS HACE DIFERENTES?

Hoy en día vivo en un mundo donde todo es apariencia. Quien tiene más “likes” en su Facebook, quien tiene más seguidores en twitter, quien tiene las fotos más bonitas en instagram y cuantas personas miran las historias en instagram y snapchat. Vivimos en un mundo donde prácticamente compartimos lo que hacemos en el día o peor aún aparentemos hacer o ser algo que no somos simplemente para ser aceptados y eso es normal se preguntarán algunos; todos lo hacen, todos lo buscan, todos intentan ser ese alguien “genial” para el mundo cuando en realidad son personas diferentes, son personas únicas, bellas en su modo, inteligentes con sus dones pero que viven en los estándares de este mundo que es ficticio y pasajero. Hoy quiero escribirte para que sepas que ya eres diferente, para que entiendas que ya eres especial y comprendas que no necesitas la aprobación de nadie más para sentirte mejor porque Dios te ama tal como eres, tal como te hizo. Es por eso que quiero escribirte 4 puntos que de seguro hablarán a tu vida.

  1. Dios no nos ve como la gente nos ve

La historia que más me gusta para ejemplificar este punto es la del joven David.

Dios ya había decidido quitar al rey Saúl del reinado de su pueblo Israel por no obedecerle y estaba buscando a alguien que lo sustituyera, para eso manda a llamar a su profeta, Samuel, para decirle que en la casa de Isaí estaba la persona que se convertiría en el nuevo rey de su pueblo. Samuel va a su casa y le menciona la intención de su visita a Isaí el cual mando a llamar a sus hijos para saber quién era esa persona que Dios había escogido. Salió el primer hijo de Isaí, un Joven adulto, con una altura prominente y de buen parecer, grandes músculos e inmediatamente al verlo Samuel dijo que este era el elegido pero Dios le dice que no, entonces manda a llamar a sus demás hijos y ninguno de ellos era esa persona a quien Dios estaba buscando, el profeta un poco desesperado le pregunta si son todos los hijos e Isaí le contesta que aún falta uno, pero que no estaba, sino que cuidaba a las ovejas, un trabajo no tan bien visto en ese entonces, Samuel le dice que lo mande a llamar y cuando llego, Dios le dijo que Él era su escogido, Él era el nuevo rey de Israel.

Me llama mucho la atención como es que Dios no ve con nuestros mismos ojos, ni evalúa con nuestros mismos estándares, ni siquiera se compara su evaluación con alguna nuestra. Yo no puedo decir qué es eso que usa Dios para elegir a una persona pero lo que si se es que nuestros estándares, es que la manera que evalúa el mundo y le da valor a las personas no es y nunca será como la de Dios, es que Dios mira el corazón, mira lo más profundo de su creación y conoce sus intenciones. Para su papa y sus hermanos David era nada más que un joven adolecente que cuidaba a las ovejas, que le daba de comer a los animales domésticos y que de vez en cuando peleaba con algunos osos y mataba a leones pero para Dios era un joven guerrero, fuerte, valiente, vigoroso y hombre conforme a su corazón que dirigiría a su pueblo a conquistar por completo la tierra que Dios les había entregado.

Puede que te sientas tachado por los estándares de este mundo pero no te desanimes porque para Dios de seguro eres diferente, eres todo lo mejor y aún más y tal vez tu ni siquiera lo sepas pero para Dios eres esa persona que ha escogido desde antes de la fundación del mundo que puso su mirada en ti para cumplir su propósito eterno.

Dios no ve con nuestros mismos ojos, ni evalúa con nuestros mismos estándares, ni siquiera se compara su evaluación con alguna nuestra.

  1. Dios nos transforma

El segundo punto sin duda alguna es uno de los más difíciles de entender porque como ya hemos visto, la manera en la que Dios trata con nosotros es bellamente misteriosa.

Siguiendo con la vida de David vemos que a pesar de que el profeta Samuel lo ungió como el siguiente rey de Israel esto sucedió mucho tiempo después. Tuvieron que pasar años difíciles en la vida de David, tuvieron que pasar temporadas de persecución que de seguro lo prepararon para convertirse en el gran rey de su pueblo.

Así como un automóvil no puede ser uno sin que los mecánicos e ingenieros pongan todo en su lugar y lo ensamblen, así mismo Dios necesita trabajar en nuestra vida para convertirnos en todo eso que Dios nos ha dicho que somos pero eso lleva tiempo, tiempo y más tiempo: esto llevará lágrimas, llevará situaciones que no vas a entender, esta transformación te costará todo pero Dios nos promete que valdrá la pena, porque para este mundo las cosas deben ser rápidas e instantáneas pero para Dios no, Él toma nuestra vida y la trabaja en su tiempo y su modo y aunque tu creas que ese proceso no termina, aunque tu pienses que ha pasado mucho tiempo recuerda la historia de David, recuerda todo lo que tuvo que pasar para llegar a ser el rey de su pueblo, para llegar a cumplir el proposito de Dios. David no espero días, semanas o meses, él tuvo que esperar años y años para ver cumplida la promesa que Dios le había hecho. Nuestra transformación no es proceso corto ni rápido, nuestro proceso es largo y lento pero por eso es que somos diferentes, por es que somos especiales y únicos porque Dios está trabajando en nuestra vida.

Dios necesita trabajar en nuestra vida para convertirnos en todo eso que Dios nos ha dicho que somos

  1. Dios nos da un sello que pocos lo tienen.

Cuando te digo que Dios nos ha hecho diferentes y que muy pocos cristianos lo saben es porque en realidad no se han dado cuenta del hermoso regalo que Dios nos ha dado, del inmerecido sello que nos dio, y esto querido amigo lector es lo que nos hace diferentes en la vida diaria, es lo que te diferencia de tus amigos en el universidad o en la escuela o colegio, lo que te hace diferente en el trabajo o en tu familia, esto es lo que te hace único:

“Gracias a Cristo, también ustedes que oyeron el mensaje de la verdad, la buena noticia de su salvación, y abrazaron la fe, fueron sellados como propiedad de Dios con el Espíritu Santo que él había prometido”. Efesios 1:13 DHH

Es que el Espíritu Santo es más que una doctrina, más que una denominación, el Espíritu Santo es el mismo Dios viviendo en nosotros que nos ayuda en todo momento, que nos alienta a seguir adelante, quien nos instruye y nos guía por el camino verdadero, quien nos da fuerza en tiempo de debilidad, quien te da la sabiduría para tomar la decisión correcta, quien hace de ti una mejor persona, quien hace de tu vida, una conforme al corazón de Dios.

Comenzar una relación con Él debe de ser una prioridad en tu vida, debe ser aquello que buscas y anhelas cada día porque solo a través de  Él tú serás diferente antes los demás y el mundo se dará cuenta de eso.

Solo a través de  Él tú serás diferente antes los demás

  1. El mundo nunca nos entenderá.

Peor hay un punto que todo cristiano debe saber: El mundo nunca nos aceptará.

“Si el mundo los odia, recuerden que a mí me odió primero.  Si pertenecieran al mundo, el mundo los amaría como a uno de los suyos, pero ustedes ya no forman parte del mundo. Yo los elegí para que salieran del mundo, por eso el mundo los odia”. Juan 15:18 y 19 NTV

El ser diferente, el ser especial, el ser único tiene un precio, el no seguir las corrientes de este mundo, el no dejarse llevar por los estándares del mundo harán que nosotros parezcamos anticuados, parezcamos diferentes de manera despectiva, puede que este precio sea el rechazo, sea la exclusión pero ¡qué bueno! porque sabemos que nuestra recompensa no está aquí, sabemos que nuestro verdadero tesoro e identidad está en Él.

No eres especial por lo que la gente dice de ti o piensa de ti, no eres único por aparentar, eres especial porque Jesús dio su vida por ti, eres único porque Dios te ama tanto que entrego su vida, eres diferente porque su Espíritu vive en ti. Nos toca actuar como tal entonces, es nuestro turno de darle la importancia a nuestra vida porque por más que seamos rechazados en el mundo nosotros somos esa luz que alumbra a este mundo perdido, nosotros somos esa sal que mantiene a este mundo, así que no tengas miedo de ser un hijo, una hija de Dios, no tengas miedo de ser diferente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s