Sí, estás solo.

Sin ánimo, sin fuerzas para creer. Reprimido y angustiado. Te aseguro que sí, sí estás solo. En ocasiones escuchamos a las típicas personas que nos dicen. “Ánimo, no estás solo”; y aunque lo hagan con buenas intenciones, no podemos negar el sentimiento que sólo nosotros entendemos: Soledad.

phonto

Quítate un peso de encima y reconoce que sí estás solo. 

No voy a tratar de consolarte y reprocharte nada, yo he estado en situaciones en las que la desolación es lo único que puedes escuchar. Este menaje de Viernes es para aquellos que están atravesando un valle de sombra y de muerte (Salmo 23). Este mensaje es para aquella alma que se siente frustrada y ve la muerte o negación como la única válvula para salir de su agonía.

Ahora que te identificas con este tema, puedo estar tranquilo y confiado para darte el único consejo de hoy: DEJA DE ESTAR SOLO

Hombres y mujeres de Dios necesitaron de otras personas para aliviar sus cargas y/o simplemente desahogar sus almas. Tú no debes ser la excepción. Busca a alguien que te escuche, no importando si no puede ayudarte. Busca a alguien que te ayude, no importando si no puede comprenderte. Busca a alguien que te consuele aún si no puede verte.

Puedo y debo asegurarte una frase trillada: No eres el único que pasa por esta situación, no serás el único que muera o que salga de ahí.

El Salmo 23 recita: “Tu vara y tu callado me infundirán aliento”. ¿Qué esperas?  Dios espera por ti.

El problema no es admitir estar solo, sino quedarse solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s