Más fe, menos religión.

¿Por qué la fe mengua alrededor del mundo? ¿Por qué las religiones ganan más adeptos?

Una religión, denominación o congregación suele ser una válvula de escape que ofrece solución a nuestros temores, dudas, inseguridades, de nuestras necesidades psicológicas. En contraste, la fe ofrece libertad y plenitud. Personalmente no tengo nada en contra de la práctica de alguna religión en especial. Sin embargo, debo admitir que para el mundo contemporáneo hay soluciones más efectivas en cuanto a la atención de las necesidades humanas. Estoy seguro que no soy el único que piensa así, de tal cuenta que en el ejercicio de la libertad, muchas personas denigran, desprecian y se oponen a la práctica de la religión en la vida pública, política y comunitaria, argumentando (lo que completamente respaldo) que la religión, en todas sus expresiones, nos privan de una de las dos cosas que como seres existentes podemos crear: la libertad de ser.

Ante tal caso, sin importar el credo, existe la necesidad de definir el cosmos y nuestro rol dentro de él. De eso no hay escape. Ahí es donde ejerzo mi libertad. Libertad no es pertenecer a un dogma o sistema de creencias; libertad es la facultad de definir lo vulnerable de la vida humana, lo estúpido de la superioridad y la capacidad de aportar dignidad al entorno. Poder disfrutarse a sí mismo con visión de satisfacción colectiva.

¿Qué solución o alternativa existe a la religión?

La Biblia define a la Fe como: certeza de lo que se espera, convicción de lo que no se ve. (Hebreos 11.1)

Ahora bien, ¿Qué esperar? y ¿Qué convicción?

Partamos de la idea que, la religión solo ofrece tentativas respuestas a lo divino desconocido; y que la fe es la capacidad de esperar en convicción firme. Ahora, con esas dos ideas claras, es fácil entender y elegir lo más benéfico.

La fe, es visión, es firmeza de ser.

Cada persona necesita saber su dirección de vida, y en esa vía, necesita ser firme en su caminar. ¡Eso es fe!

Claro que eso argumenta que si vivimos en fe, por tanto se puede conservar a la humanidad en paz, amor y prosperidad. Entiendo que no es coherente con la realidad, y no pretende cegarlo.  ¡Pues es imposible que todos vivan en fe!

Pero, con el miedo de sonar egocéntrico, debo preguntar: ¿Tú vives en fe o en religión?

Piensa en estas cosas por un momento. ¿La fe es relativa? ¿Hasta que punto lo absoluto es real? ¿Cómo desligar a la fe de la religión? A propósito escribo estas líneas con muchas lagunas más que horizontes, pues deseo que en estas próximas citas que tengamos en este blog, podamos dejar por un lado los prejuicios dogmáticos y nos adentremos a una vida de fe. En otras publicaciones hablaré de cómo encontramos a Dios en la fe, así que, espero que podamos leernos pronto.

Sam Agustín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s